Durante el Crown Championship
5 DE Diciembre DE 2017 / 10:31

Las cartas más usadas por Sergio Ramos, el mejor jugador de Clash Royale

Repasamos los mazos de Sergio Ramos en las finales del Crown Championship.
El pasado fin de semana el mexicano Sergio Ramos, jugador de Nova eSports, se convertía en el campeón del mundo de Clash Royale tras hacerse con la victoria en la gran final del Crown Championship. No partía como favorito, no fue nada fácil, pero lo consiguió, llevándose a casa el preciado título del mejor del mundo y un premio de 150.000 dólares. 
 
Con semejante desafío superado, es lógico que ahora muchos queramos seguir los pasos de Sergio Ramos. Lo mejor para empezar es fijarnos en los mazos que Sergio ha usado en la competición mundial durante la fase final. 
 
 
Los hechizos son el mejor aliado
Aunque hizo diferentes combinaciones, hubo dos hechizos que no faltaron en los mazos de Sergio Ramos: Veneno y Descarga. Aunque es un hechizo débil, Descarga puede salvarnos de más de un apuro, sobre todo contra numerosas hordas de esqueletos o esbirros, y además a un precio de elixir bastante bajo.
 
Por su parte, Veneno fue una de las claves para el mejor del mundo. Sergio Ramos combinó este hechizo con cartas como el Gólem, el PEKKA y el Minero. En semifinales, también usó el infalible combo de Veneno y Cementerio. De hecho, gracias a estas dos cartas consiguió empatarle a Tali, quien había ganado la primera partida.
 
 
Dragones, magos y mineros
El Mago Eléctrico es una de las cartas más vistas en las competiciones de Clash Royale. Nada más ser invocado, este mago hace daño en un área reducida, y sus descargas ayudan a frenar a algunas unidades muy temidas. Tanto en defensa como en ataque, fue un buen aliado para Sergio Ramos, que lo utilizó en cuatro enfrentamientos.
 
Otra carta muy utilizada en los torneos, y que no faltó en los mazos de Ramos, es el Minero. Poder utilizar a una unidad que ataque directamente en la torre del enemigo puede ser una ventaja si la combinamos adecuadamente. Como hemos dicho anteriormente, con Veneno el Minero se vuelve infalible.
 
Los Duendes también han sido una buena distracción con un coste muy bajo. Por dos de elixir, los Duendes han ayudado en algunos momentos clave, pudiendo defender las torres de invasores, como el Minero de MusicMaster. 
 
 
Las estructuras, escasas
En estas finales, Sergio Ramos no ha hecho un gran uso de las cartas de estructura. La presencia de éstas en sus mazos ha sido más bien escasa, encontrándonos únicamente con Horno y con la Torre de Tesla. El Horno genera dos espíritus de fuego cada diez segundos, lo que nos hace contar con dos pequeñas unidades “gratuitas” cada poco tiempo, si nuestra estructura aguanta los ataques. Estas bolitas de fuego son muy útiles contra las hordas de esbirros, por lo que desplegar la estructura justo antes de lanzar cartas como el Gólem o el Globo nos dará una clara ventaja. Uno de los mazos en los que usó Horno, éste iba acompañado de: Megaesbirro, Veneno, Minero, Descarga, Gólem, Esbirros y Dragón Infernal.
 
Por su lado, la Torre de Tesla está ganando cada vez más adeptos. Una estructura de cuatro de elixir que además puede esconderse de algunas amenazas cuando no hay unidades a su alcance resulta muy útil en la mayoría de los mazos. Sin embargo, Sergio Ramos la usó en la primera partida de la final, enfrentamiento que perdió. Su mazo quedaba así: Duendes, Mago Eléctrico, Minero, Veneno, Caballero, Espíritu de Hielo, Tesla y Descarga. Lamentablemente, poco pudo hacer con la combinación del Veneno y el Cañón con ruedas de MusicMaster. 
 
 
La estrategia a seguir
Tener un buen mazo, haya sido usado o no por el mejor del mundo, no significa que vayamos a ganar todas las partidas que se nos pongan por delante. Cartas como la Bandida o el ya mencionado Veneno han sido fundamentales para que Sergio Ramos se corone campeón del mundo, pero su uso sin ningún tipo de orden estratégico hace que pierdan todo el sentido. 
 
Esperar a que sea el rival el que dé el primer paso y reaccionar según sus cartas es una buena estrategia a seguir. Tampoco debemos desesperar ante mazos que puedan contrarrestar nuestros puntos fuertes, ni gastar demasiado elixir para quedarnos totalmente desprotegidos.