Vivir de los deportes electrónicos
7 DE Enero DE 2019 / 19:15

De Luminosity a Bravado: todo por un sueño

Los sudafricanos lucharn por mantenerse en activo.
Vivir de los deportes electrónicos, más aún como jugador, implica una serie de sacrificios que no todos están dispuestos a asumir. Además del talento, es necesario poner trabajo y pasión en cada movimiento para permanecer en una industria voraz, con poca memoria y desagradecida con quienes no forman parte de la élite. Se trata de hacerse un hueco entre todas esas voces que banalizan el sector, imponerse y mantenerse.

Esta hazaña se reflejó en el sueño brasileño. Aquel quinteto en el que se establecieron finalmente fer, coldzera, FalleN, fnx y TACO, pero que contó también con jugadores de la talla de Boltz o zqk. Tuveron que superar todo tipo de trabas, incluyendo un cambio en el país de residencia. Finalmente materializaron su esfuerzo en la conquista de dos Majors y del trono mundial de CS:GO durante 2016 y gran parte de 2017.
 

Los cariocas pudieron hacerse un hueco, no sin antes pasar por KaBuM! y Keyd Stars, recalando finalmente en las filas de Luminosity. Bajo esta camiseta y gracias a su talento y esfuerzo crearon una de las grandes narrativas de la historia del Counter-Strike. Ahora otro conjunto le ha tomado la alternativa y tratará de conquistar el cielo por asalto. Es el caso de Bravado.
 

Los sudafricanos se mudaron a Phoenix en enero de 2018 y mediante una iniciativa del propio club, llamada Project Destiny, trataron de “dar una oportunidad, disputando clasificatorios más a menudo y poder competir con los grandes jugadores de manera regular”. Desde entonces han seguido una trayectoria ascendente clasificándose a la Mountain Dew League y disputando la DreamHack Open Winter, donde eliminaron a x6tence Glaxy en semifinales para caer derrotados ante ENCE en la final. A final de temporada dieron un golpe en la mesa con su último gran logro: salir victoriosos de los clasificatorios y con una plaza asegurada para el Minor de Katowice.


De conseguir la victoria en dicho Minor no sería el primer Major disputado por el equipo sudafricano, que ya tuvo el honor de medirse frente a los mejores en 2014, también en DreamHack Open Winter cuando el torneo conto con dicho status.
 

En la actualidad, el equipo ve su viabilidad económica en peligro debido a la perdida de patrocinadores. Por esto han decidido acudir a la comunidad de CS:GO y lanzar un proyecto en indiegogo, popular plataforma de crowfunding. Hasta la fecha, han recaudado el 30% del objetivo, o lo que es lo mismo, diez de los treinta mil dólares necesarios detallados en el presupuesto estimado para el primer trimestre de 2019. Grandes personalidades de la comunidad como apEX o FalleN han decidido apoyar al club africano para que pueda seguir dedicándose a lo que mejor hacen, jugar al Counter-Strike.
 

Es increíblemente positivo que distintas organizaciones y jugadores se apoyen entre si para sacar a flote una escena que no está todo lo desarrollada que debería. La ambición de muchos es el trabajo de otros y nunca debemos de olvidar de donde venimos. Parece, de momento, que todo acabará con final feliz. El sueño de Bravado es el sueño africano, el sueño del Counter-Strike, el sueño de todos.