artículo de opinión
20 DE Marzo DE 2018 / 17:37

Reflexiones sobre la llegada de Mixwell a G2

Artículo de opinión de Pulgago sobre qué puede aportar la llegada de la estrella española a G2 Esports.
Hace menos de un mes recibíamos con entusiasmo y para algunos con cierto estupor la noticia de la incorporación de Mixwell a G2, que hoy se estrena en partido oficial. 
 
Dicha información generó una fuerte polémica, ajena a la entrada del talentoso jugador español, de indudable prestigio. El foco de la indignación se centró en la salida de Richard “Shox” Papillon que fue el nominado y elegido para abandonar la casa en detrimento de los “favoritos” de las masas Body y Apex.
 
Normalmente la mayoría de los cambios se suelen producir por falta de rendimiento de los jugadores en cuestión. En este caso, y visto las últimas actuaciones (y entrevistas a Shox) se antoja que el cambio es más estratégico.
 
Sin embargo, objetivamente hablando, y aunque tratemos de liberarle de responsabilidad, Mixwell se encuentra ante el reto de hacer olvidar a uno de los mejores jugadores de la historia del CS:GO y evitar que el equipo francés sea verdugo de oleadas de memes “Shox was the problem”. La tarea parece harto compleja, aunque creo que el cambio, analizado con frialdad y aparcando fanatismos y estadísticas, puede ser positivo y Mixwell una pieza clave.
 
Para mi, G2 no tiene un problema de rendimiento individual como lo puede tener Virtus.Pro. Todos ellos han demostrado tener sus cualidades intactas con buenas actuaciones. El problema radica en un estilo de juego y un meta que huele a rancio y que podemos extrapolar a toda la escena francesa.
 
Así que, aunque la batuta esté en manos de NBK, intuyo que la entrada de Mixwell en G2 supondrá una entrada de aire fresco y un cambio profundo en el juego asociativo, que revitalice la motivación de un equipo que en muchas ocasiones parece sumergido en la desidia y en el conformismo de tener un gran sueldo.
 
 
No es una intuición infundada. Primero, porque Mixwell no es un jugador que se mueve por dinero. El mismo confesó declinar la oferta de Optic en su reconstrucción danesa por falta de expectativas y no creo que vaya a hacer el esfuerzo de recuperar un idioma que tenía oxidado sin la convicción de poder llegar a algo grande.
 
Segundo, porque ya lo hizo a su llegada a Optic. Su incorporación por Shazam no fue un mero cambio de fichas (awp por awp). Su llegada supuso un cambio en el “playstyle” convirtiéndose de la mano de Stanislaw en referencia en Norte América y construyendo una etapa de éxitos que no entraban ni en las quinielas de los más optimistas.
 
Puede que en un futuro lea este artículo y me tire de los pocos pelos que me quedan por mi falta de tino en mis predicciones, pero Ocelote también tuvo la opción de elegir: quedarse con Shox y refundar el “superteam” o traer un jugador que contagie su forma de ver el CS al resto del equipo. Está claro que es un tipo listo.
 
FOTO: HLTV.org