ALGO SIN DUDA DIFÍCIL DE GESTIONAR
12 DE Julio DE 2019 / 18:58

S1mple y NiKo: dos formas distintas de mostrar el ego

Los dos jugadores son auténticas leyendas de CS:GO, pero no por ello están exentos de problemas.
 
Oleksandr “s1mple” Kostyliev y Nikola “NiKo” Kovač han sido durante años los dos mejores jugadores no solo de su época, sino de la historia de Counter-Strike: Global Offensive. Dos talentos nunca antes vistos, dos auténticos fenómenos cuya maestría raramente va a poderse ver repetida a lo largo de las eras. Ambos se han visto obligados alguna que otra vez durante sus ya longevas trayectorias profesionales a sacar a su equipo adelante sin rechistar, pero, a la misma vez, sin recibir ayuda alguna. Los dos han cumplido siempre con creces. 
 
S1mple lleva cerca de tres años encerrado en un Natus Vincere cuyos resultados y estado de forma dependen exclusivamente de él. En la mayoría de las ocasiones, no tiene a su lado a nadie que pueda aportar todo lo que normalmente debería y, por tanto, es el prodigio ucraniano quien tiene que sacarles las castañas del fuego a sus compañeros una y otra vez. NiKo, por su parte, impuso todo un régimen totalitario en Mousesports antes de unirse al quinteto estelar de FaZe Clan, cuyo fracaso es hoy en día una de las principales narrativas de la comunidad internacional. 
 
Por aquel entonces, sin embargo, no lo hizo por ansias de poder, sino todo lo contrario. Al igual que le ocurre a s1mple en Natus Vincere actualmente, sus compañeros sencillamente no eran capaces de quitarle un solo ápice de responsabilidad de encima al bosnio, por lo que, si alguien podía tirar del carro, ese era exclusivamente él. Así acabó por hacerse un nombre en la escena y, más tarde, formar parte del quinteto más intimidante que jamás haya existido en CS:GO. 
 
 
Al éxito suelen acompañarle, por mucho que a los exitosos no les guste, tremendos aluviones de críticas. Hace aproximadamente una semana, sin ir más lejos, s1mple vivió el odio de primera mano. No fue su primera vez, desde luego, pero sí probablemente una de las más dolorosas. Nos situamos en las semifinales de la fase de grupos de ESL One Cologne, el torneo más importante del año fuera del ciclo de Majors. Natus Vincere se enfrenta contra su particular bestia negra y, aparte, mejor equipo del mundo, Team Liquid por un puesto en la fase eliminatoria. La serie, al mejor de tres, no ha hecho más que comenzar. 
 
El enfrentamiento en Dust 2, elegido como primer mapa, está a punto de pasar a la historia, pues los ruso-ucranianos mantienen un 15-11 que promete llevarles a la victoria de forma relativamente sencilla. Del equipo contrario tan solo queda en pie Nick “nitr0” Canella, quien parece tener ante sí una gesta cuanto menos imposible. s1mple, la superestrella, le localiza sin que se de cuenta y, como instintivo cazador que es, acude en su busca.
 
En el último momento, sin embargo, el ucraniano saca el cuchillo. nitr0 se gira y, en apenas dos disparos, el cazador se convierte en presa de una forma completamente humillante. Unos minutos más tarde, suena la música del vencedor. No es a Natus Vincere a quien va dirigida, sin embargo. Team Liquid les ha acabado obligando a sucumbir y, como es de esperar, las miradas y, con ellas, la ira se giran únicamente hacia s1mple. 
 
 
Tras terminar el partido, una vez el prodigio ucraniano pudo por fin echarle un vistazo a sus redes sociales, muy probablemente se esperaba de antemano los comentarios que le habrían dirigido. Críticas, amenazas y quejas sobre lo innecesario de intentar acuchillar a nitr0 rebosaban de su buzón de notificaciones, pero, al mismo tiempo, un pequeño grupo de lógicos pensadores se había levantado en defensa de su inocencia. Mirándolo de manera objetiva, s1mple había mostrado una dominación que rozaba lo divino durante el transcurso completo del mapa, con un total de 42 bajas a su nombre y una valuación, según HLTV, de 1.43. 
 
Si alguien había provocado que Natus Vincere perdiese el enfrentamiento, desde luego no había sido él. Una vez murió, cuchillo en mano, nitr0 aún tuvo que acabar con dos jugadores más para poder adjudicarse la ronda, al final de la cual el partido era aún favorable para los rusos por 15-12. A partir de entonces, incluyendo las tres rondas restantes y la consecuente prórroga, s1mple volvió a mostrar, como si no hubiese pasado nada, su mejor versión, extraordinaria como prácticamente siempre. s1mple había perdido una ronda por sí solo, pero, de la misma manera, había ganado las dieciocho restantes. Sus compañeros, mientras tanto, se habían dedicado a perder duelos de manera constante, poniéndole las cosas más difíciles, si cabe, al prodigio ucraniano. 
 
 
Si había que culpar a alguien de la derrota de Natus Vincere, culpar a s1mple no denotaba precisamente inteligencia, eso es cierto. La comunidad, sin embargo, no estaba enfadada con el ucraniano por lo que había hecho en sí, sino por todo lo que conllevaba. Los fallos de sus compañeros habían sido causa de un error en la estructura del equipo o, simplemente, de pura falta de talento. Lo que había detrás de la tan vistosa muerte de s1mple, sin embargo, era algo mucho menos entendible, que lleva siendo un problema recurrente a lo largo de la historia de Counter-Strike y que, en este caso, se había mostrado en la más simple de sus versiones: la egolatría. 
 
s1mple tuvo problemas de arrogancia fácilmente detectables desde que aterrizó en Team Liquid para competir en la escena norteamericana, allá por el 2016. Siendo no más que un chaval sobrepasado por su propia inmadurez en un mundo que requería justamente lo contrario, el ucraniano, que veía como su talento sobrepasaba al de todo aquél con quien jugaba, no tardó en crear discordia entre sus compañeros. No entendía por qué ellos no eran capaces de hacer lo mismo que él y, guiado por la percepción de que no hacían más que estorbar, no tardaba en volverse tremendamente hostil ante el mínimo fallo que pudiesen cometer. 
 
 
A medida que iba creciendo, sin embargo, s1mple se fue dando cuenta de sus errores. Demostró tener el mismo talento tanto dentro del juego como para darle una vuelta de tuerca a su actitud y, decidido a convertirse en un mejor compañero, hizo incluso más que eso. Hoy en día, se habla de s1mple como todo un referente en lo que a talante, paciencia y comprensión con el equipo se refiere. Si algo de arrogancia quedó con él tras el proceso de transformación, sin embargo, fue la referida única y exclusivamente a su talento dentro del juego. 
 
Cuando un profesional tiene a su nombre tal ristra de jugadas legendarias y partidos impolutos como s1mple y, más aún, cuando se ve permanentemente obligado a matar si no quiere que su equipo se quede en la estancada, lo más normal es que acabe desarrollando cierta agresividad innecesaria en el servidor. Una agresividad proveniente, más que nada, de la involuntaria subestimación de los rivales y de la noción, no por ello menos cierta, de que uno mismo es extraordinariamente bueno.
 
Esta predisposición a verse involucrado en jugadas arriesgadas cuyo desenlace puede dar un giro de 180 grados en cualquier momento han convertido, eso es cierto, al prodigio ucraniano en el dominador que es hoy en día, pero, si alguna vez le sale el tiro por la culata, si alguna vez infravalora sobremanera a quien, justo enfrente de él, le está apuntando con un arma en la cabeza, las consecuencias son claramente visibles y, por tanto, criticables. 
 
 
La arrogancia de s1mple, sin embargo, es, en su mayoría, perfectamente entendible. Al haber demostrado en múltiples ocasiones que puede llevar a cabo este tipo de jugadas sin siquiera despeinarse y, además, verse a menudo no solo forzado, sino animado a realizarlas por sus compañeros, la actitud del que actualmente posee el título de mejor jugador de la historia no se podría, normalmente, catalogar ni siquiera como algo inherentemente negativo.
 
s1mple ha aprendido, a lo largo de los años, a no sacar a la luz sus pensamientos más oscuros, la egolatría con la que se le asociaba en sus primeros pasos por la escena profesional y, así, mantener milagrosamente vivo a su equipo en vez de, como hubiese hecho hace algo menos de un lustro, acabar definitivamente con él una y otra y otra vez. En resumen, por medio de su evolución como persona, s1mple ha evitado que su potencial se perdiera por completo, ahogado entre las fuertes corrientes de una personalidad no apta para un equipo profesional. Más claramente, s1mple ha evitado convertirse en NiKo. 
 
 
Así como Oleksandr ha conseguido domesticar a la bestia que lleva dentro, el bosnio la ha dejado correr, libre y salvaje, por el panorama internacional. La arrogancia de NiKo no se limita, ni mucho menos, a adelantarse unos cuantos pasos más de los debidos en un área del mapa buscando el asesinato que le pueda dar la victoria a su equipo. Su egolatría, por el contrario, se ha expandido, llegando a influir tanto en el camino tomado por su equipo como en la vida de sus compañeros.
 
Si el talento de s1mple ha desarrollado en un cisne, una criatura hermosa que, de vez en cuando, siente la necesidad de meter algún que otro picotazo, el de NiKo le ha llevado a transformarse en un león macho que, haga o no algo de provecho, cree incondicionalmente en su total superioridad sobre aquellos que conoce. 
 
El estelar proyecto internacional de FaZe Clan, que se había visto ya atormentado anteriormente por la ausencia temporal de Olof “olofmeister” Kajbjer, acabó por romperse en pedazos el pasado diciembre, cuando Finn “karrigan” Andresen anunció que, hablando en plata, le habían echado a patadas del equipo. Últimamente, los resultados no habían estado a la altura de lo esperado de un quinteto con tal cantidad de talento como la que ellos poseían. Esa fue, inicialmente, la razón que se dio para justificar su salida. Más tarde, sin embargo, la comunidad se dio cuenta de que esa no era la causa, sino tan solo uno de los muchos síntomas. 
 
 
Detrás de la partida del legendario líder danés estaba en realidad, cómo no, NiKo. El bosnio, viéndose en uno de sus mejores momentos desde que empezase a competir profesionalmente, no había tardado en llegar a la conclusión de que, si su equipo no estaba triunfando, debía ser únicamente porque alguien no estaba dando las indicaciones correctas y, por tanto, su potencial en el juego se estaba viendo mermado. El único que daba indicaciones era karrigan, de modo que, según dedujo NiKo, debía marcharse inminentemente. 
 
De lo que el bosnio no se dio cuenta durante este proceso mental, sin embargo, es de que era precisamente el estilo de karrigan, suelto, relajado y, aun así, muy preciso, lo que hacía que tanto NiKo como sus compañeros estuviesen al nivel al que por aquel entonces se encontraban.
 
De echar a karrigan, la tragedia estaba asegurada, pero esto ni siquiera se le pasó por la cabeza a la superestrella de los balcanes, quien no contemplaba más que la necesidad de cambio. A finales de septiembre, NiKo dio el primer paso hacia un nuevo FaZe Clan: pasó a ocupar el rol de IGL, aunque mantuvo, por el momento, a karrigan en el equipo. 
 
 
Si algo le llevó a pensar que esto sería beneficioso, fue una concepción errónea del rol de líder que, desgraciadamente, puede encontrarse hoy en día en la mayoría de jugadores talentosos de la escena. Dado que yo comprendo el juego increíblemente bien y soy por ello uno de los mejores jugadores del mundo, ¿quién mejor que yo para dirigir el quinteto?, fue lo que pensó el bosnio, sin darse cuenta en ningún momento de que el talento individual no tiene por qué traducirse y, de hecho, normalmente no lo hace, en saber manejar a cinco jugadores por el mapa y transmitirles adecuadamente cual debería ser su modus operandi en cada posible situación.
 
Por el contrario, la responsabilidad del IGL viene normalmente acompañada de un notable descenso de las estadísticas individuales y, por muy inconcebible que eso le pudiera parecer a NiKo, no tardó, como era previsible, en afectarle. El FaZe Clan liderado por el bosnio, por lo tanto, acabó siendo un completo desastre. Tanto antes como después de que karrigan se despidiese, embarcándose por fin hacia un futuro considerablemente más exitoso, FaZe parecía una sombra de lo que había sido en el pasado.
 
Los jugadores estaban constantemente perdidos por el mapa y NiKo, concentrado en hacer un esfuerzo para que esto no pasase aunque, a todas luces, no tenía las capacidades para conseguirlo, veía como sus números en el servidor empeoraban día tras día, haciendo peligrar su estatus como segundo mejor jugador del mundo. 
 
 
FaZe Clan emprendió entonces, supuestamente, la búsqueda de un nuevo líder para poder liberar a NiKo de unas funciones que, como había observado todo el mundo, no le venía precisamente como anillo al dedo. Cualquier cosa hubiera mejorado en ese momento la situación del equipo, pero NiKo no iba a permitir, bajo ningún concepto, que un jovenzuelo cualquiera le quitase un puesto para el que él, quizás alienado aún por los recuerdos de cuando militaba en mousesports, seguía considerándose apto. No, tenía que ser alguien legendario, alguien a quien realmente respetasen. Esa persona acabó siendo Filip “NEO” Kubski.
 
NEO, aunque ex-miembro del legendario quinteto de Virtus Pro y por tanto digno, según el bosnio, de ocupar un puesto en FaZe Clan, llevaba meses, si no años, sin tocar ni con la punta de los dedos un evento internacional de mínimo prestigio. Por muy venerable que le pudiese parecer a NiKo su carrera, por lo tanto, los resultados no han mejorado desde entonces absolutamente nada.
 
Ante esto, corre el rumor de que los días de NEO en FaZe están contados y, una vez fuera, NiKo, quien parece que no ha aprendido lección ni moraleja alguna, volverá a ocupar el puesto de IGL, algo que (nótese la ironía) podrá llevar a su equipo a niveles nunca antes vistos en la escena internacional, como su primera actuación en el rol ya demostró unos meses atrás. 
 
 
s1mple puede fallar alguna que otra bala que a lo mejor no debería de haber siquiera disparado y esto, por consiguiente, puede dejarle muy de vez en cuando en mal lugar. Hasta ahí alcanzan las consecuencias negativas de su portentoso talento. NiKo, sin embargo, es un caso totalmente diferente.
 
Su arrogancia, aunque pasa desapercibida mucho más fácilmente, es increíblemente más profunda y destroza a su paso la mayoría de lo que encuentra. Creerse dios en la tierra no suele ser algo recomendable. Eso es, no obstante, exactamente lo que parece haber estado haciendo a NiKo durante los últimos meses. ¿Consecuencias? Ha perdido su aparentemente intocable estatus y, para colmo, se encuentra en un quinteto cuyo futuro puede desembocar en todo menos en una mejoría notable.
 
El día que el teléfono de s1mple casi explotó por la cantidad de mensajes con la palabra ‘cuchillo’ y ‘culpable’ que los seguidores consideraron aceptable mandarle, NiKo no tuvo problema alguno con sus fans. Su egolatría, sin embargo, está destrozándo poco a poco, paso a paso, y sin que él se de cuenta en absoluto, una carrera que prometía ser, en sus inicios, indescriptible incluso con la palabra ‘legendaria’.
 
 
Al fin y al cabo, ninguno de ellos, aún siendo los dos talentos más formidables que jamás se hayan visto, han ganado aún un Major. Uno, sin embargo, está haciendo todo lo posible por conseguirlo. El otro, continuando su legado, parece estar cavándose su propia tumba. Adivinad quién es quién. 
 
 
Foto de cabecera propiedad de ELEAGUE.
Autor: Lucas "LuckyNeck" Chillerón.

Comentarios

Imagen de oto
oto
+1
+4
-1
Has votado '+1'

Un gusto leer el artículo, el único pero, llamar equipo ruso a NaVi.