¿Inocente?
18 DE Abril DE 2019 / 21:43

Un jugador es expulsado por cheats de la Dreamcup de CS:GO

G-Fire defiende su inocencia y amenaza con emprender acciones legales
La escena competitiva de Counter-Strike quedó hace ya tiempo marcada por el uso de cheats para mejorar el rendimiento. Apenas nos estábamos recuperando del caso Forsaken, descubierto durante una LAN en la India y un nuevo escándalo, esta vez en territorio patrio, ha salpicado a la competición
 
En esta ocasión ha sucedido en el circuito amateur español de DreamHack, Dreamcup. Uno de los jugadores fue expulsado de la competición por presuntas trampas. Y es exactamente en la palabra presunción donde reside el problema, que afecta al club JungleGaming.
 
El comunicado de Dreamcup relata lo siguiente: “Con un grado de seguridad suficiente, concluimos que el jugador gFire podría estar beneficiándose del uso de programas externos al juego y, por lo tanto, incumpliendo el reglamento oficial de la competición.” En los casos más mundanos, como pueden ser los incluidos por la desarrolladora Valve en el sistema de reportes de la comunidad llamado Overwatch, se hace referencia a hechos demostrados más allá de toda duda razonable, algo que los afectados afirman que no ha sido respetado en esta ocasión.

La situación se complica todavía más ya que el jugador, G-Fire, defiende su inocencia y amenaza con tomar acciones legales. Además, según el club, diversas pruebas han sido proporcionadas y desestimadas por los árbitros. Las dudas con respecto al caso afectan a una comunidad prácticamente indefensa, la amateur.

Hay un problema con los cheats en CS:GO. Lo habitual de los programas de ayuda hace que ante las grandes jugadas no reaccionemos solo con sorpresa o emoción, también con desconfianza. Esa desconfianza acaba con la pasión de los aficionados, dando lugar a falsos tópicos o al simple desprecio de toda una escena profesional que merece la misma defensa que cualquier otra.
 
A continuación, los comunicados emitidos por JungleGaming y por Dreamcup: