Historias de los esports
28 DE Abril DE 2019 / 19:54

¿Os acordáis de OverGaming?

Sección semanal en donde recordamos a equipos y jugadores históricos de nuestra industria
La escena de los esports españoles ha sufrido un cambio radical en los últimos años. La profesionalización trajo consigo clubs que no fueron capaces de adaptarse. OverGaming da buena cuenta de este suceso, rozando el cielo de los deportes electrónicos patrios para luego desaparecer sin hacer apenas ruido. ¿Os acordáis de OverGaming?


Auge multidisciplinar


Si de algo podían presumir los toros era de ser un club referente en distintas disciplinas, algo al alcance de muy pocos equipos nacionales. Los grandes éxitos comenzaron con la escuadra de Call of Duty en el año 2012. sTyLeXx, Methodz, YazzY y Eupho completaban un cuarteto que se impuso en la Final Cup 3 sin demasiadas complicaciones. Este primer triunfo solo auguraba un futuro brillante. Algo que se cumplió durante el corto y medio plazo.

El reconocimiento ganado durante su temporada fundacional les permitió establecerse en el sector y comenzar su expansión a nuevos títulos. Lo intentaron con el Counter-Strike, sin embargo, su primera plantilla no consiguió grandes éxitos y apenas se mantuvo unos meses en el club, que decidió cerrar su sección debido a la efervescencia de la escena. Makalister, donQ, Geck0, scott y WeskeRR tuvieron un paso poco más que anecdótico por el club.

También en League of Legends trataron de hacerse con una plantilla competente, firmando finalmente a jer0mm, Carbono, Exterminare, Samux y Rydle. Los dos últimos contaban, incluso, con experiencia en la máxima competición continental.


El año del MOBA


Si el 2012 estuvo marcado por los triunfos en el Call of Duty: Modern Warfare 3, el año siguiente fue el marcado por League of Legends. La plantilla contaba con uno de los mayores bagajes en el MOBA de Riot, dominando la escena española y adaptándose rápidamente a los cambios en el metajuego. De hecho, la final ante Dimegio estuvo marcada por la influencia de DiamondProx, jugador de Moscow Five que había popularizado las selecciones de Volibear y Evelynn, ambos campeones seleccionados en la primera partida.

Los toros se llevaron el mapa sin complicaciones, aprovechando el efecto bola de nieve y denegando los picos de poder de las líneas enemigas, que habían optado por una composición de juego tardío basada en Kassadin y Vayne. Un escalado imposible en la práctica debido a los 10K de oro en los que aventajaban a los lobos.

El segundo enfrentamiento contó con una fase de selección más estándar. OverGaming consiguió el triunfo en una partida más táctica, pero en la que consiguieron todavía una mayor ventaja en los primeros minutos. Se coronaban campeones nacionales en la Final Cup 5.


Especializados en Counter-Strike.


Aunque las secciones de Call of Duty y League of Legends seguían cosechando éxitos, el club se hizo con una de las plantillas más competentes del panorama competitivo español de Counter-Strike: Global Offensive. MusambaN1, Kairi, loWel, Mixwell y ALEX formaban un quinteto con más talento que resultados.
No todo estaba en manos de la plantilla. Mixwell compartía un gran número de partidas con vis, a quien se le descubrió utilizando cheats, lo que condiciono el futuro profesional de Oscar.

FlipiN fue el sustituto e incluso consiguieron disputar un torneo de ESEA en Dallas, donde cayeron frente a dos conocidos de la escena internacional, iBUYPOWER y NetCodeGuides.com, ambos implicados en un escandalo de apuestas posteriormente. En esa época la escena de Counter-Strike no ganaba para disgustos.

Los jugadores pusieron rumbo a x6tence y hubo que esperar un año más para poder disfrutar de nuevo de los toros en la escena competitiva del shooter de Valve. Repitió loWel, esta vez con bladE, rmn, MUTiRIS y meisoN. El proyecto apenas duró cuatro meses. OverGaming siempre estuvo bien representado mientras permaneció en el título, pero los equipos duraban poco y no podían asentarse, la atmosfera del club ya hacía presagiar malos augurios.


Caída y cierre


Todas las diciplinas de OverGaming iban y venían. El club parecía no contar con la mejor de las gestiones y, finalmente, no pudieron competir económicamente con sus rivales. De poco valía contar con grandes plantillas si por impagos u otros motivos acababan por abandonar, destruyendo la fama del club.

En este caso apenas se puede apelar a la nostalgia. No hubo arrepentimiento por parte del propietario, que decidió echar la culpa a asesores y compañeros, refundando un nuevo club que apenas ha tenido relevancia desde entonces. Es bueno mirar al pasado, no solo para hacer memoria, también para no repetir errores.