Vuelve el frostmancy
6 DE Marzo DE 2019 / 19:03

Attila podría utilizar Sona en la próxima jornada de la LEC

Los ajustes realizados hacen que siga siendo viable si cuentas con un compañero de calle.
Las composiciones alternativas en League of Legends han sido históricamente inviables. Contamos con excepciones, por ejemplo, el metajuego de los colosos que situó a Mordekaiser como el mejor campeón en la línea inferior en la quinta edición del mundial, o la utilización de Ziggs en idéntica posición ante la debilidad de los tiradores convencionales.

La temporada pasada marcó un antes y un después. Los magos fueron los reyes indiscutibles de la calle inferior buena parte del calendario. Además, se ideó una nueva estrategia, el gold funneling, en la que un campeón con escalado potente acumulaba los recursos tanto de la línea central como de los campamentos de la jungla.

La presente edición de la LEC tampoco ha estado exenta de estas polémicas formas de juego. Apenas hemos podido “disfrutar” un par de jornadas la táctica conocida como frostmancy, que consiste en abstenerse de farmear para aprovechar el oro que otorga la Daga del hechicero y combinar este objeto con la runa clave Cleptomanía.
 

La política de Riot Games sobre estas novedades suele ser cortarlas lo antes posible para evitar que desestabilicen el ecosistema competitivo y las colas clasificatorias, sin embargo, los cambios se producen de manera acelerada y no teniendo en cuenta que tapando un agujero podrían estar generando otros.

En esta ocasión, para acabar con la frostmancy, los ajustes de balance consistieron en provocar que la Daga del hechicero no otorgara oro al golpear campeones con habilidades ni ataques básicos si los usuarios se encontraban aislados en una línea, permitiendo que el beneficio solo se aplicara si contábamos con un compañero cerca.

Las cuentas son sencillas, si bien en la línea superior y central no contamos con acompañante, no pasa lo mismo en la botlane. Gracias a este pequeño fallo de ajuste podría ser posible que comenzáramos a ver de nuevo la estrategia. Uno de los campeones más propicios para llevar a cabo esta sería Sona, que cuenta con unos enfriamientos reducidos en sus habilidades y con un conjunto que permite atacar a nuestros enemigos de forma segura e incluso ganar el intercambio.
 
 
Attila, el tirador de Vitality, junto con su compañero Jactroll han llevado a cabo esta estrategia. La virtuosa de las cuerdas es acompañada por algún apoyo que pueda hacer uso del Escudo reliquia para potenciar todavía más la ganancia de oro, haciendo que sea el propio support el que aprovechando la pasiva del objeto acabe con los súbditos rivales. Mediante esta combinación se consigue que la Daga del hechicero no entre en enfriamiento, ya que de lo contrario hemos de esperar 30 segundos para volver a ganar oro con los intercambios.
 
La construcción de objetos comienza con la combinación de Lágrima de la diosa y Vara de las edades, lo que otorga un daño más que respetable tras conseguir completar la carga de ambos. A partir de ahí, las opciones son variadas. Una buena elección sería la Perdición del liche, que permite hacer efecto bola de nieve en la partida. Tormento de Lyandry o Morellonomicom parecen también viables. En cuanto a hechizos de invocador, destello y teletransporte. El primero es indiscutible en la mayoría de los campeones y el segundo nos permitirá regresar instantáneamente a línea tras los primeros intercambios, que agotarán nuestro maná rápidamente.

Habrá que ver si está forma de juego que han desplegado en la cola clasificatoria puede ser llevada a cabo ante equipos de primer nivel, sin embargo, la lectura ha de ser que cada día surgen nuevas formas de jugar a League of Legends. ¡Llevadlas a cabo bajo vuestra responsabilidad!