artículo de opinión
19 DE Octubre DE 2018 / 15:09

¿Están realmente equilibrados los grupos del Mundial?

Los bombos que utiliza Riot en el sorteo parecen descompensar los grupos. ¿Hay alguna alternativa?

Como ocurre cada temporada cuando se disputa el Mundial de League of Legends, muchos critican el sistema que utiliza Riot a la hora de realizar el sorteo de la fase de grupos, un sistema que parece desfasado, descompensado e injusto. Equipos como Vitality se han visto perjudicados en el sorteo, dando la sensación de que habrían pasado de ronda si estuvieran encuadrados en un grupo de menor dificultad.

Actualmente se utiliza un sistema por bombos, en los que los equipos se reparten entre los bombos según su clasificación en sus competiciones domésticas, y los resultados de cada región en el MSI. Esto da lugar a situaciones curiosas, como que el segundo bombo esté formado por hasta ocho equipos de todas las regiones y, realmente, con un nivel muy diferente entre ellos.

¿De verdad es justo que equipos como Afreeca Freecs o Invictus compartan bombo con MAD Team o Phong Vu Buffalo cuando el nivel esperado por ellos es muy lejano? Esto puede dar lugar a grupos muy desequilibrados, y a que la suerte de muchos equipos en el Mundial dependa en gran medida del sorteo. Fnatic, por poner un ejemplo, podría haber coincidido con Afreeca Freecs, Team Liquid y Edward Gaming; o tener un grupo mucho más asequible con Phong Vu Buffalo, 100 Thieves y G-Rex. Nada tiene que ver uno con otro.

Por ello, personalmente me he tomado la libertad de proponer una alternativa. Unos bombos calculados por coeficiente, de forma similar a la Champions o la Europa League en el fútbol. Unos bombos que tengan en cuenta el potencial de cada región y los resultados históricos de cada equipo.

Para el cálculo del coeficiente he tenido en cuenta los grandes torneos disputados en los dos últimos años, es decir, los Mundiales de 2016 y 2017; y los MSI de 2017 y de este año. Por un lado, cada equipo suma puntos con sus resultados en estos campeonatos, y por otro, cada región tiene su propio coeficiente que indique la fortaleza de cada región en comparación con otras.

A este último coeficiente le he dado un mayor valor, puesto que en el League of Legends la región de cada equipo influye sobremanera. De esta forma, equipos como Afreeca Freecs o KT Rolster, que raramente aparecen en el panorama internacional por su feroz competencia en la LCK, no se ven tan perjudicados, y equipos como Flash Wolves, que siempre están en los Mundiales y MSI, no se vean tan beneficiados simplemente por sumar puntos participando.

Por último, a cada equipo se le aplica un bonus según su posición doméstica (si vienen como campeones, como equipo con más puntos o como ganador del clasificatorio regional). Finalmente, éstos serían los bombos según este sistema:

BOMBO 1

  • Royal Never Give Up (102,48)
  • Gen.G (99,80)
  • KT Rolster (95,48)
  • Afreeca Freecs (81,84)

BOMBO 2

  • Fnatic (58,52)
  • Flash Wolves (57,82)
  • Edward Gaming (55,00)
  • Invictus (54,48)

BOMBO 3

  • G2 Esports (46,60)
  • Vitality (38,64)
  • Cloud9 (35,80)
  • Team Liquid (33,32)

BOMBO 4

  • MAD Team (30,60)
  • 100 Thieves (28,56)
  • G-Rex (25,50)
  • Phong Vu Buffalo (18,90)

Realizando el sorteo de esta forma, da la sensación de que los bombos están mucho más equilibrados y reflejan mucho mejor el potencial de cada equipo. El primer bombo está formado por el campeón de la LPL y el pasado MSI, y los tres equipos coreanos, y tan sólo habría un equipo en cada grupo. Tampoco existe ningún equipo que destaque en ningún bombo y que podría alterar la composición de los grupos. Un cambio que cada vez es más necesario en la competición del año.