previa de la gran final
2 DE Noviembre DE 2018 / 16:17

Fnatic busca su segundo título del mundo

Mañana se disputa la final del Mundial de League of Legends entre Fnatic e Invictus Gaming.
Fnatic e Invictus Gaming se enfrentan mañana en el partido más importante del año en el League of Legends. Dos equipos que, aunque no estaban entre los grandes favoritos para ganar el Mundial, sino que aparecían en un segundo escalón, se han colado en la gran final que se disputará en Incheon tras la ceremonia de apertura preparada por Riot Games que comenzará a las 8:30.

Un campeón no coreano seis años después

 
Desde que SK Telecom, liderado por un joven Faker se proclamó campeón del mundo en 2013, todos los títulos mundiales han ido a parar a Corea del Sur. Ahora, seis años después y en su propio territorio, Corea se quedó sin representantes en los cuartos de final. Europa o China cogerán el testigo como la región reinante.
 
Aunque la LPL ha vencido en dos ocasiones el MSI, nunca ha ganado el Mundial, pues Royal perdió sus dos finales. Tras muchos fracasos, ahora a Invictus sólo le vale ganar para darle, por fin, un título a China. Europa, por su parte, vuelve a una final por primera vez desde la primera temporada, cuando Fnatic se coronó en un campeonato sin asiáticos. Ambos equipos están ante su mejor oportunidad de hacer historia.
 
 

Los precedentes favorecen a Fnatic

 
Aunque los dos equipos tienen una larga trayectoria en el League of Legends, tan sólo se han enfrentado en cinco ocasiones en la historia, y el récord es favorable al conjunto europeo. Fnatic e Invictus se vieron las caras por primera vez en el Mundial de 2015 en la fase de grupos, donde los de Huni y Reignover por aquel entonces vencieron los dos partidos y avanzaron a cuartos de final. Invictus se quedaría fuera en la fase de grupos.
 
Aunque el enfrentamiento más reciente es el de este mismo campeonato, cuando ambos equipos compartieron grupo, y Fnatic volvió a llevarse el gato al agua. Los chinos vencieron en el primer duelo, pero Fnatic consiguió vencer en dos ocasiones el último día de la fase de grupos para pasar como primero de grupo. Ahora se verán las caras al mejor de cinco con el título en juego.
 

Caps y Rookie, el carril central promete

 
Probablemente los dos mejores jugadores del Mundial hasta el momento, ambos midlaners han sido una pieza fundamental en sus respectivos equipos. El ganador de este duelo podría erigirse como el mejor mid del mundo. Los junglas podrían tener un papel decisivo en las fases tempranas del juego, y es aquí donde Broxah debería marcar la diferencia, pues está cuajando un Mundial espectacular, y precisamente a su rival Ning le hizo una jugada que se recordará durante mucho tiempo.
 
La línea superior también promete. Youngbuck ya anunció el quinteto de Fnatic para la gran final, y como se esperaba, Bwipo comenzará de titular. Soaz no juega un partido desde la fase de grupos y deberá esperar su oportunidad desde el banquillo. También ha ido perdiendo protagonismo Duke en favor de TheShy en Invictus. La línea superior es uno de los puntos fuertes de Invictus y quizás jueguen alrededor de TheShy.
 
 

Juventud contra experiencia en la línea inferior

 
El juego de la línea inferior de Fnatic no será tan vistoso como el de Caps o Broxah, pero es efectivo. Rekkles es uno de los jugadores que menos errores comete. El tirador sueco espera su momento, consciente de que si el partido está igualado, él sabrá desequilibrar la balanza en los minutos finales. La gran variedad de campeones utilizados tanto por el tirador como por Hylissang hace imposible banearlos y quizás veamos alguna sorpresa preparada.
 
Enfrente estará una línea mucho menos inexperta, aunque no por ello menos brillante. Jackeylove no será el jugador más talentoso de su equipo, pero también ha dado muestras de su calidad, especialmente en el duelo contra KT Rolster. A su lado, Baolan también ha demostrado ser un jugador a la altura de los mejores. La línea inferior se espera que sea pasiva en los primeros minutos, pero podría ser decisiva si los partidos llegan igualados a su tramo final.