articulo de análisis
7 DE Septiembre DE 2018 / 19:16

Final de la LCS en Madrid: La sorpresa imposible

Los actuales campeones de la LCS defienden título frente a un equipo novel en este tipo de encuentros.
El próximo domingo viviremos en el pabellón de Vistalegre en Madrid la gran final de la LCS Europa, un partido que pondrá punto y final a una era en la región. Fnatic y Schalke 04 son los dos equipos que se disputarán el trofeo.
 
Los chicos de Dylan Falco llegan al encuentro como claros favoritos por muchas razones, son los actuales campeones, fueron primeros en la liga regular, tienen un récord perfecto frente al Schalke durante todo el año y tienen más experiencia en este tipo de partidos. Aún así, muchos esperan que el buen momento de forma de Nukeduck y compañía nos brinde una final digna de ver.

 

Antecedentes

 
Como ya hemos comentado, Fnatic ha ganado todos los enfrentamientos de este año contra el Schalke 04. Los dos de primavera con Pride en las filas del club alemán y los dos de verano ya con Amazing.
 
El mejor encuentro de este año del Schalke contra Fnatic seguramente sea el de la primera jornada de verano. En aquella ocasión dominaron el encuentro con claridad desde el principio y solo sus propios errores les hicieron terminar perdiendo, sin embargo estamos hablando de una época con un metagame diferentes y unos Fnatic que seguían buscándole sitio a Rekkles.

Es la primera vez que se enfrentan en una serie al mejor de cinco y será la primera final para dos de los jugadores del club germano, VandeR y Upset, así que hablamos de un encuentro repleto de experiencia.

 

Campeones a tener en cuenta

 
Fnatic cuenta con la ventaja de poder tener todavía algún as guardado debajo de la manga para la final. Solo han tenido que disputar una serie y ni si quiera se fueron al quinto mapa, así que es posible que sorprendan con algún campeón inesperado frente al Schalke 04.
 
En lo que los hemos podido ver le han dado mucha prioridad a Braum, un campeón que seguramente sea el mejor en su rol en este metagame, así que hay que esperar su pick o ban a lo largo de toda la serie. 
 
La vuelta al quinteto de Rekkles está haciendo que Fnatic esté jugando de una manera muy estándar, tanque en el carril superior, indiferentemente si es sOAZ o Bwipo, utilidad en el apoyo y la jungla, el sueco con campeones que puedan limpiar oleadas y toda la libertad para Caps. El astro danés no solo fue el MVP de su semifinal sino que lo hizo jugando cuatro campeones diferentes, incluyendo una Vayne difícil de olvidar.
 
El Schalke 04 ha expandido sus opciones en la fase de picks y bans gracias al trabajo de André Guilhoto. Aún así, han dejado más claras sus preferencias en las dos series disputadas hasta el momento.
 
Además de la elección obvia de Braum, los campeones a tener en cuenta son Shen para VandeR, Poppy o Maokai para Vizicsacsi, Skarner para Amazing y Ezreal para Upset, y, al igual que sus rivales, Nukeduck contará con más libertad en sus opciones.
 
También es un equipo que ha hallado su fortaleza en jugar composiciones estándar con campeones de aguante y utilidad en las posiciones de top, jungla y apoyo, confiando todo su daño a sus dos principales estrellas, Upset y Nukeduck.

 

Duelo por todo lo alto en la línea central

 
Si hay un duelo interesante en esta final estará en la línea central. Caps y Nukeduck se han convertido en las estrellas de sus respectivos equipos a lo largo del año.
 
El danés ha dejado atrás la irregularidad de la pasada temporada y se ha convertido en el mejor jugador de la liga. Ha jugado un total de 14 campeones diferentes a lo largo de la LCS, así que cuenta con un arsenal imposible de banear. Aunque lo puede jugar ,un poco todo, sus mejores números han sido con campeones con capacidad de asesinato como son LeBlanc Irealia o Wukong.
 
En el otro lado estará Nukeduck, un jugador que llevamos años esperando que rompa y que esta temporada por fin lo está consiguiendo. El noruego es el único jugador que puede competir con Caps en variedad, pues ha jugado a lo largo de la LCS de verano un total de 17 campeones diferentes. En su caso, sí tiene una ligera preferencia como son Ryze o Irelia.
 
En el enfrentamiento individual probablemente Caps tenga ventaja tanto en línea como a la hora de hacer 'split-push', sin embargo el noruego es capaz de igualarle a la hora de pelear en grupo, una de las fortalezas del Schalke 04.

 

El efecto Amazing

 
Una de las pocas cosas que puede que tengan los germanos a favor es el 'momentum'. El Schalke 04 llega a Madrid en un excelente momento de forma, desde la cuarta jornada han ganado 17 de 23 mapas disputados, lo que supone casi un 75% de victorias, un récord solo al alcance de los propios Fnatic, quienes tienen un 75% durante ese mismo periodo pero habiendo jugado menos partidos.
 
Esta impresionante mejoría se debe principalmente a la llegada de Amazing y su asentamiento dentro del equipo. El alemán ha aportado regularidad en el equipo gracias a su capacidad de dirigir en las partes decisivas de los encuentros. Esta situación ha convertido a Schalke en un equipo muy peligroso si superan la fase de líneas con igualdad en el marcador.
 
Amazing a nivel personal también tiene varias cosas en juego. Además de demostrar, si no lo ha hecho ya, que aún no está para retirarse, se enfrenta contra su ex-equipo y tiene la posibilidad de convertirse en el primer jugador en ganar una LCS en Norteamérica y otra en Europa.

El niño prodigio contra la nueva joya

 
El otro gran duelo que acaparará todos los focos estará en la línea inferior, Rekkles contra Upset. El sueco fue en su momento un niño prodigio dentro del juego, tuvo que esperar para competir debido a su edad pero desde los inicios demostró que venía para triunfar. Un caso similar es el de Upset, quien con tan solo 18 años ya ha entrado en el quinteto ideal de la LCS y amenaza el título al mejor tirador de la región que durante tantos años ha ostentado Rekkles.
 
Esta temporada ha sido probablemente una de las más difíciles para Rekkles. En otras ocasiones el nivel del equipo le ha llegado a plantearse la retirada, pero este año se ha puesto en entredicho su titularidad y ha calentado banquillo durante gran parte de la LCS de verano.
 
El sueco recuperó su puesto en el quinteto en la octava jornada y, desde entonces, le hemos visto jugar con otro rol dentro del equipo. Lejos de ser la principal estrella de Fnatic en la que recaen todos los recursos, ahora ocupa una función de segunda espada por detrás de Caps. Mantenerse a salvo y limpiar peleas es su nuevo papel, algo que se siempre se la ha dado bien. Aunque sus números estadísticos en estas semanas no han sido espectaculares, ha añadido solidez a Fnatic. Tristana y Sivir son sus campeones predilectos para la ocasión.
 
Upset ha tenido un camino más difícil empezando desde más abajo. El alemán pasó mucho tiempo en la Challenger Series y allí ya conoció el fracaso, sin embargo se mantuvo fiel al Schalke y parece que su lealtad empieza a dar los frutos esperados.
 
Su talento individual nunca ha sido puesto en duda y sus estadísticas en partidas individuales siempre han sido magnificas, sin embargo hasta ahora no había explotado su nivel como jugador de equipo. Upset se ha beneficiado especialmente del nuevo metagame con formaciones más estándar donde puede brillar gracias a la utilidad que aportan sus compañeros
 
Aunque Nukeduck sea el foco de atención en los inicios de partidas, una vez superada la fase de líneas llega el momento de Upset. El alemán se mueve como pez en el agua en las peleas grupales donde provoca grandes cantidades de daño, además no se trata del clásico tirador conservador y deja para el recuerdo alguna jugada arriesgada como han sido sus destellos ofensivos. Ezreal y Kai'Sa serán sus preferencias de cara a la final.
 

Consecuencias

 
Schalke 04 se juega mucho más que Fnatic el domingo. Nukeduck y compañía tienen que ganar para asegurar su presencia en el próximo World Championship en caso de que Team Vitality gane el sábado. Si el Schalke pierde y Team Vitality gana, tendrían que superar unas complicadas finales regionales contra equipos de la talla de Splyce, G2 Esports y Misfits Gaming, si quieren estar en Corea.
 
Fnatic ya tiene asegurada su presencia en el World Championship. Los chicos de Dylan Falco lucharán principalmente por acudir al torneo como cabezas de serie y así evitar a priori rivales difíciles en grupos. Además se juegan su prestigio como el equipo con más títulos en la región.