artículo de opinión
19 DE Febrero DE 2018 / 23:04

Franquicias, un reflejo del deporte tradicional en los eSports

Analizamos la viabilidad económica de los eSports y su reflejo con el deporte tradicional
El sistema de franquicias es una realidad actualmente en los deportes electrónicos y lo podemos ver claramente en nuestro buque insignia, el League of Legends. Para los más despistados en este ámbito dejad que os ponga en situación.
 
Desde hace aproximadamente dos años, Tencent Games ha estado impulsando a Riot Games, empresa encargada de la gestión y organización de las competiciones más importantes a nivel mundial del MOBA más popular, a que instaure un sistema de franquicias en todas las ligas ¿En qué consiste dicho sistema? En que los equipos deben poder demostrar que tienen el poder adquisitivo suficiente para sustentar a todo su equipo y/o organización en las principales ligas, pagando por consecuente todos los gastos que estas mismas conlleven y además aportar beneficios, no solo a la liga, sino a los equipos mismos ¿Por qué? La respuesta es sencilla, porque imitamos a los deportes tradicionales, el gran reflejo de los eSports y rey del deporte tradicional.
 
Si bien es cierto que los medios de comunicación llevan años mostrando todo tipo de noticias sensacionalistas en las que reflejan una peligrosa y desagradable realidad, los problemas de impagos a jugadores y miembros del Staff de los equipos, también es cierto que este mundillo es cada vez más un negocio rentable donde poder hacer sustanciosas inversiones de dinero y esperar que la promoción que ejecuten dichos equipos en las competiciones sea más que suficiente para repercutir en ingresos inmediatos para sus patrocinadores y eso es sin duda algo que hay que proteger y promover tanto como sea posible ¿En que influye esta afluencia de inversores a los equipos? ¿Que tiene que ver todo esto con el sistema de franquicias?
 
Estas son dos preguntas van de la mano y se pueden responder casi al unísono, si no hay seguridad en la continuidad de las actividades del club, no hay inversores, lo que a su vez significa que si no hay inversores no hay nuevas fuentes de ingresos para las ligas y sus organizaciones, esta última situación repercute inmediatamente en Riot Games, quienes son los encargados de contribuir en mayor parte en la subvención de los premios monetarios que se entregan a los campeones de las competiciones en las que se ven involucrados, siendo la más importante de ellas los Worlds.
 
 
Pero es que además esto no es solo cuestión de League of Legends, aquellos más versados en los deportes electrónicos serán conscientes de la Overwatch League, competición organizada por Blizzard y en la que hemos visto una implementación inmediata del sistema de franquicias ya que los equipos que compiten en la misma llevan no solo el nombre de sus equipos, sino también de las ciudades que representan, siendo un buen ejemplo los ganadores de la primera fase de dicha liga, Spitfire London.
 
A estas alturas del artículo debes estarte preguntando a que viene el paralelismo con el deporte tradicional, pues bien, es sencillo, todo aquel que haya visto la entrevista que Esportmaniacos hizo a  a Luis “Deilor” Sevilla Petit, ex-entrenador de Fnatic y actual desarrollador de periféricos gaming, recordará una faceta en la que pocos habían caído hasta entonces: “No se desarrollan proyectos para los eSports, los tomamos prestados de otras doctrinas y los adaptamos al mundo Gaming”.
 
Deilor comentaba este aspecto de lo electrónico ejemplificando las populares sillas gaming que han causado furor en la comunidad, comentaba que en su estudio del mercado había observado todos los periféricos y objetos desarrollados exclusivamente para la comunidad “Gamer” y nos revelaba la conclusión de que estas no eran más que sillones de coche adaptados para ser asientos de oficina, remarcando que al erigir el respaldo de las mismas alcanzábamos la posición idónea para conducir.
 
Dichas conclusiones me llevaron a observar algo más juiciosamente todos los movimientos que habían llevado a cabo los chicos de Riot Games hasta la fecha y llegar a una conclusión más obvia de lo que pensaba: Si no organizamos los eSports como se hace en el deporte tradicional, no tenemos futuro.
 
¿A que me refiero con esto? A que en el fútbol o en el baloncesto no hay ningún equipo que se encuentre en una situación económica que no les permita seguir existiendo. Si bien ha habido casos de clubs que han desaparecido por problemas económicos, siempre ha sido en ligas menores o divisiones sin impacto mediático (Como podría ser perfectamente la tercera división de la FEF). 
 
 
Además de ello, todas las federaciones tanto regionales como mundiales tienen estrictas normativas sobre la adecuación de los campos en los que se realiza la actividad deportiva y es que para ascender de división los clubs deben tener el dinero suficiente para poder pagar toda la renovación en la equipación de sus ciudades deportivas y además, gozar del sustento económico suficiente para mantener dichas instalaciones en óptimas condiciones, esto genera una barrera económica que asegura la solvencia de las competiciones y por lo tanto, asegura las inversiones de las empresas en dichos equipos y ligas, barrera que por otra parte, por suerte o por desgracia, impide que algunos equipos con jugadores de sobras cualificados asciendan y jueguen contra los más grandes.
 
¿Os suena? Dicha solvencia económica es la que hablábamos al principio del artículo, una vez más los eSports imitan a sus hermanos mayores y más sabios.
 
En conclusión, para mi, pese a los detractores del sistema de franquicias, aquellos que apelan al argumento de que con estas decisiones se pierde la frescura de los deportes electrónicos, se pierde la posibilidad de que los equipos más pequeños puedan enfrentarse contra los más grandes, considero que este es un movimiento bastante inteligente, es bueno para el competitivo asegurar la economía del medio en el que nos encontramos, necesitamos inversores, necesitamos patrocinios, necesitamos nombres y visibilidad, pero sobre todo, necesitamos dinero que nos permita sustentar nuestro crecimiento.
 
Sí, es cierto, perderemos algo que a priori nos hacía únicos, pero al mismo tiempo seremos más grandes, nos asentaremos como un deporte más y podremos seguir creciendo hasta alcanzar los máximos estandartes de reconocimiento mundial.

Comentarios

Imagen de FiReWrAtH
FiReWrAtH
+1
-13
-1

No nos engañemos, el sistema de franquicias lo único que consigue es asentar y sobreproteger a los grandes clubes que hay actualmente, haciendo que un club emergente tenga casi imposible acceder a la élite. Las franquicias van a acaparar la totalidad de las inversiones, dejando al resto de clubes en bragas y sin medios para financiarse y competir.

Volvemos a lo de siempre, vender la moto del crecimiento para que solo unos pocos saquen verdaderamente beneficio del mercado de los e-sports acaparando todo el poder.