DETALLES QUE TENER EN CUENTA PARA LOS PRÓXIMOS PARTIDOS
13 DE Junio DE 2019 / 00:30

Mirando al futuro: lecciones, anécdotas e historias del comienzo de LEC

La primera división europea de League of Legends regresa más fuerte que nunca.
Gracias a la victoria de G2 Esports en tierras taiwanesas, la recién comenzada temporada de LEC se presenta como una de las más determinantes en la historia del League of Legends europeo. Aquellos equipos que salgan victoriosos serán considerados, por primera vez en la historia, como firmes candidatos a hacerse con el título de campeón del mundo. De la misma manera, cualquier jugador que consiga demostrar su talento a lo largo de la fase regular será tomado como una amenaza real incluso para leyendas del calibre de Lee “Faker” Sang-hyeok o Song “Rookie” Eui-jin.
 
Este novedoso halo de poder e importancia que parece rodear, por fin, a Europa, contribuye también a la relevancia de las narrativas, los estilos de juego, las virtudes y los defectos de cada una de las organizaciones que integran su mayor liga. Al comienzo de la temporada, la diferencia entre los equipos de tabla baja y aquellos destinados a luchar por las primeras posiciones parecía estar más que clara. La primera semana de competición, no obstante, ha dejado ya bastantes sorpresas, momentos interesantes y anécdotas a su nombre. 
 
El dicho de “ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos” se aplica también en esta ocasión al LoL europeo. Quedarse encerrados en los prejuicios de la pre-temporada no será de utilidad a la hora de juzgar el desempeño de los quintetos de LEC durante esta segunda mitad del año o, al menos, así lo han demostrado los dos primeros días de fase regular. Las siguientes son, por lo tanto, algunas lecciones y detalles extraídas del primer par de jornadas competitivas de League of Legends European Championship: 
 

PERDER EL TIEMPO EN COREA DA SUS FRUTOS

 

En 2017, tanto Kim “Trick” Gam-yun como Lee “IgNar” Dong-geun se coronaron, cada uno a su manera, como auténticas leyendas para el público europeo. Trick, por su parte, era el jungla de G2 Esports, los reyes y señores del panorama. Además de formar parte del equipo que consiguió ni más ni menos que cuatro títulos de LCS consecutivos, se ganó el cariño de los seguidores gracias a las ingentes cantidades de agua que consumía durante los partidos. 
 
El hombre del agua, sin embargo, no fue el único jugador coreano que quedó para siempre en los corazones de los europeos a partir de ese año. IgNar, aunque no tan laureado durante la temporada regular, formó parte del histórico quinteto de Misfits que estuvo a punto de eliminar a SKT en los cuartos de final del mundial. El dominio que ejerció con su característica selección de Leona sobre la calle inferior de los todopoderosos Faker y compañía le valió, sin lugar a dudas, un lugar en el recuerdo de todos aquellos fanáticos que soñaron hasta el final con un que un equipo europeo consiguiese sobrepasar al vigente campeón del mundo en una serie al mejor de cinco. 
 
Cuando ambos profesionales decidieron regresar a Corea para jugar juntos bajo el escudo de bbq olivers, por lo tanto, a nadie le pareció una mala idea. Ambos eran, al fin y al cabo, auténticos mitos vivientes. ¿Qué podría salir mal al unir sus fuerzas y trabajar incansablemente por destronar a los titanes de LCK? Por extraño que parezca, casi todo. 
 
bbq olivers no dio pie con bola en todo el 2018, pues sus resultados fueron de mal en peor. Acabaron, de hecho, por descender a la segunda división, algo impensable al inicio de la temporada competitiva. Despavoridos, tanto Trick como IgNar se afanaron lo máximo posible en huir de una imagen penosa que, según creían ellos, apenas reflejaba su verdadero potencial. Trick tan solo encontró sitio en Turquía, pero IgNar tuvo más suerte. A finales de 2018, se anunciaba su incorporación a Schalke 04 como apoyo titular. 
 
 
Tras una decepcionante temporada de primavera, sin embargo, Schalke ha apostado por reemplazar a Jonas “Memento” Elmarghichi con Trick, dando así lugar al reencuentro entre ambas leyendas, ambos coreanos y, lo más importante, ambos ex-compañeros. Cuando se publicó la noticia, sin embargo, nadie intuyó que su paso conjunto por bbq fuese a dotar a la pareja de sinergia especial alguna, sobretodo medio año después de la disolución del equipo. 
 
En su primer enfrentamiento de LEC, sin embargo, IgNar y Trick demostraron que se conocían perfectamente el uno al otro. La Elise del hombre del agua inspiraba temor cada vez que merodeaba alrededor de la línea del Braum del apoyo coreano. Con un control de la visión envidiable en lo que a estándares de LEC se refiere, Schalke dominó la partida de principio a fin gracias a un estilo agresivo que parecía provenir de la perfecta comunicación entre los dos ex-jugadores de LCK. 
 
Fue durante el encuentro del domingo, sin embargo, cuando su sinergia fue por fin notable a ojos de todos los allí presentes. Schalke 04 cayó derrotado, en última instancia, ante la compatriota SK Gaming, pero no sin antes darle bastantes quebraderos de cabeza a los de Oscar “Selfmade” Boderek. El juego temprano acabó decantándose, muy ligeramente, del lado de SK pero, durante los próximos minutos, Trick e IgNar estuvieron a punto de darle la vuelta por completo a la situación. 
 
 
El plan, ejecutado exclusivamente por ambos coreanos, era relativamente sencillo. Una vez dentro de una pelea por equipos, el Trundle de Trick se posicionaba lo más cerca posible del equipo rival, distrayendo su atención hacia él y liberando así de cualquier amenaza a Elias “Upset” Lipp y su Vayne. Justo en el momento clave, el Thresh de IgNar utilizaba la que fue extrañamente su habilidad más destacada durante la partida: la lámpara.
 
Trick, acosado ya por el equipo rival, aceptaba entonces la amable invitación de su apoyo y abandonaba la pelea con apenas un resquicio de vida. Mientras se alejaba, sin embargo, podía disfrutar tranquilamente de la masacre que Vayne había podido llevar a cabo gracias a su trabajo, acabando uno tras otro con todos sus enemigos. No fue hasta que Upset se vio sobradamente fuerte y dejó, erróneamente, de tener cuidado en las peleas por equipos cuando SK Gaming consiguió por fin hacerse con un cinco contra cuatro casi perfecto que les devolvió a la partida.
 
Con peor macrojuego y el tirador alemán posicionándose por encima de sus capacidades, Schalke acabó tirando todo el esfuerzo de Trick e IgNar a la basura. No obstante, habrá que tener cuidado con la pareja de coreanos de cara a próximas semanas, pues esto ha sido muy probablemente tan solo una pequeña demostración de lo que pueden llegar a hacer con algo más de preparación y la costumbre de volver a verse las caras día tras día.

 

LAS DOS CARAS DE G2 ESTÁN DE NUEVO EN LIZA

 

G2 es un equipo polivalente, carismático, representativo y, por encima de todo, increíblemente talentoso. Su victoria en el Mid-Season Invitational acabó por acallar a todos los críticos que no creían en el éxito a medio plazo del proyecto. No obstante, lo que mucha gente parece haber olvidado es que, para llegar a ser los mejores del mundo, los chicos de Carlos “Ocelote” Rodríguez tuvieron que pasar por un largo periodo de inestabilidad que amenazó con desbancar al equipo del altar que actualmente les pertenece por méritos propios.

Al inicio de año, por muy remoto que parezca a estas alturas, G2 no era en absoluto el equipo controlado y sistematizado que es ahora, sino todo lo contrario. Los miembros del anunciado como mejor quinteto de la historia de la región apenas parecían haberse molestado en establecer unas pautas de conducta dentro de la grieta. No había normas, no había obligaciones ni roles concretos. En su defecto, G2 utilizaba el talento bruto de sus componentes para hacerse con todas las victorias que conseguía, que no eran precisamente pocas. 
 
Durante ese tiempo, incluso el mediocre quinteto de Excel habría tenido la oportunidad de vencerles de no haber sido porque Rasmus “Caps” Winther no dejó pasar un solo error a Fabian “Exile” Schubert, quien sin duda cometió unos cuantos, una vez llegada la fase de peleas por equipos. Por sorprendente que parezca mirándolo desde la actualidad, en aquel entonces G2 era un equipo que, aunque irradiaba talento a más no poder, sufría de fragilidad e inestabilidad en la grieta. 
 
 
A Nick “LS” De Cesare, un conocido analista y entrenador experto en la escena coreana, le llovió un auténtico aluvión de críticas cuando declaró que G2 no ganaría más del cuarenta por ciento de las partidas que jugase ante Jin Air Green Wings, el peor equipo con diferencia de la primera división surcoreana. Su opinión, sin embargo, tenía entonces más razón de ser de la que los seguidores europeos pudiesen pensar. 
 
El momento del cambio, aunque este se fue notando cada vez más a lo largo de la temporada regular, llegó con la fase eliminatoria de LEC. De repente, G2 había decidido que era hora de ponerse serios y, con una facilidad pasmante, así lo habían hecho. Durante su campaña de conquista del título del MSI, G2 era un equipo completamente diferente. Cualquier ventaja que conseguían la utilizaban para ponerse por delante en una parte distinta del mapa tan pronto como podían. Esto, sin embargo, no era consecuencia de la mera suerte, sino del trabajo y el entendimiento profundo del metajuego. 
 
Todos los representantes internacionales quedaron anonadados con el nuevo G2, que demostró ser uno de los equipos más refinados que jamás hayan tocado el League of Legends en varias ocasiones a lo largo del torneo. El propio LS se dio por sorprendido, afirmando que, en la actualidad, su opinión había dado un vuelco de 180 grados. Esta versión de G2 fue también la de su primer enfrentamiento de LEC en verano, en el que siguieron con su increíble estado de forma barriendo a Splyce sin darle oportunidad alguna. Una vez llegado su segunda cita del fin de semana, sin embargo, las cosas iban a tornarse de un color completamente diferente. 
 
 
La partida contra Origen no se asimiló en absoluto a las del MSI, ni siquiera a las de la final de primavera, en la que G2 despachó a los de Enrique “xPeke” Cedeño con un rápido tres a cero. Es cierto que la victoria acabó cayendo en manos de Caps y compañía, pero la manera en la que lo hizo fue de todo menos imponente. G2 no propuso en todo el enfrentamiento, ni cuando tenían el liderazgo ni cuando no y, en varias ocasiones, se vio sobrepasado por el ritmo que imponía el quinteto de Origen. 

De no haber sido porque Luka “Perkz” Perkovic estaba inspirado y se postuló para hacer el rol de superestrella en las peleas por equipo, un papel que el croata llevaba mucho tiempo sin desempeñar, G2 podría haber empezado la temporada con un fin de semana agridulce. Este enfrentamiento da paso a muchas dudas sobre el futuro de G2.

En un metajuego basado en el poder de las sololíneas, dejar a Perkz hacer el trabajo sucio no parece la estrategia más confiable. Incluso aunque fuesen otros quienes tirasen del equipo, el regreso a un estilo de juego con tan poco estudio detrás haría del quinteto un rival mucho más adsequible de lo que es ahora. ¿Habrá sido esto algo meramente ocasional, causado quizás por una excelente preparación de los de André “Guilhoto” Guilhoto? ¿Será, por el contrario, la señal de que G2 vuelve a tener las mismas debilidades que a comienzos de año? La respuesta quedará en el aire, al menos, hasta este próximo viernes. 

EL FNATIC DE 2018: ¿UN ESTILO REPETIBLE?

 

El año pasado, Fnatic pasó a la historia como uno de los mejores equipos en la historia del League of Legends europeo. Hay quien defiende, de hecho, que de no haber sido por la baja de Caps, la escena competitiva estaría viviendo en un paradigma muy distante del que actualmente nos rodea. 
 
Si Joey “YoungBuck” Steltenpool y sus discípulos alcanzaron el éxito, con un doblete de títulos regionales y una final del mundial como hitos más destacados en su palmarés, fue gracias al a la misma vez nítido e invencible estilo de juego que fueron capaces de instaurar. ¿En qué se basaba? Sencillo. Había cuatro jugadores cuyo rol no era otro que trabajar para el quinto. Ese quinto era, por supuesto, Caps. 
 
Antes del 2018, Martin “Rekkles” Larsson había crecido acostumbrado a ser el principal foco de atención en el organigrama de Fnatic. Una vez entrado el 2018 y pasados los metajuegos iniciales, sin embargo, el sueco caería, aunque con la gracia característica de toda una estrella, a un discreto segundo plano. En su lugar, el protagonismo pasó a manos del joven medio danés, el joven cuyo padre alentaba en todos y cada uno de los campeonatos a los que asistía. 
 
 
Zdravets “Hylissang” Galabov, el nuevo apoyo del equipo, se dedicaba únicamente a encontrar la situación apropiada para dejar a Rekkles solo en la línea y moverse al río, amenazando con una emboscada sobre la línea central o simplemente proporcionando la visión necesaria para el bienestar de su compañero. En cuanto a Mads “Broxah” Brock-Pedersen, el jungla, su función se reducía a asistir a Caps con lo que necesitase, lo que le ayudaba además a focalizar su mente, aún no todo lo apta que le gustaría para el complicado trabajo del jungla, en un solo objetivo, claro y conciso.
 
Incluso cuando Gabriel “Bwipo” Rau cambió su posición a la de ADC, lo hizo con la intención de ser autosuficiente en línea, permitiendo a sus compañeros trabajar en el éxito de Caps a través del cual, más tarde, empezarían a abrir el mapa. Una vez acabó el año y Caps anunció su salida de la organización inglesa, sin embargo, todo se desmoronó. Tim “Nemesis” Lipovsek, el elegido para recoger su legado, podía estar o no preparado para ello, pero Fnatic decidió no confiar en su valía. 
 
Las primeras semanas de la temporada de primavera de 2019 fueron, por lo tanto, un auténtico fracaso. Fnatic no jugaba para medio y, por lo tanto, Broxah se movía por la jungla erráticamente, ayudaba a nadie y estorbaba a todos. El equipo jugaba para nadie y sin condición alguna de victoria. Las cosas fueron mejorando a lo largo de la fase regular y, más tarde, unas rondas eliminatorias que alcanzaron de manera peligrosa. Para recordar al Fnatic de hace unos meses, sin embargo, aún faltaba dar el último paso. 
 
 
Ese paso lo dieron, precisamente, en su primera partida de la temporada de verano. Nemesis se metió por completo en el papel de superestrella y supo utilizar a su máximo exponente todos los recursos que Broxah, por fin, se afanaba por brindarle. Fnatic se volcó con su medio, relegado durante la mayor parte de la temporada anterior a enfrentamientos desfavorables, y el movimiento dio, sin duda alguna, muchos frutos. Tras ponerle por delante, Fnatic hizo maravillosamente lo que mejor solía hacer: expandirse al resto del mapa. 
 
SK Gaming acabó perdiendo el nexo a los 31 minutos. Enfrente, tenían a Rekkles con un KDA impoluto, a la Irelia de Nemesis con un estelar 4/1/8, a Broxah, quien volvió a sentirse como en el Campeonato del Mundo, con una Elise aparentemente imbatible y a Hylissang lanzando gancho tras gancho con Thresh, a cada cual más providencial. La segunda partida de la semana se vio malinfluenciada por un par de emboscadas a la calle superior que resultaron poco rentables, pero el espíritu fue el mismo y el resultado, cómo no, también. 
 
Con este 2-0 inicial, Fnatic parece haber despegado con confianza en la temporada de verano. No son los números, sin embargo, lo que importa, sino la aparente recuperación de una identidad y un estilo que parecía perdido para siempre. Si los de YoungBuck siguen en esta línea, en unos meses no habrá más remedio que tildar a Némesis, de una vez por todas, de digno sucesor del sobrenombre de Baby Faker. 
 

INSPIRED: LA DESDICHA DE UN JUNGLA SORPRENDENTEMENTE CORRECTO

 
Pocas veces ocurre que un equipo decida sustituir a su elemento no solo más veterano, sino más representativo, por un completo novato. Siendo Rogue el desastre que demostró ser durante toda la temporada de primavera, sin embargo, no podían perder nada intentando hacer justamente eso. Unos días antes del comienzo de la temporada de verano, por lo tanto, se anunció uno de los cambios más inesperados de todo el mercado de traspasos: Mateusz “Kikis” Skudzlarek dejaba la plantilla y, en su lugar, ascendía desde la academia de la liga polaca el popularmente desconocido Kacper “Inspired” Słoma.
 
Los seguidores españoles podían reconocerle por su primera y única aparición con KYIF en la temporada de primavera de SLO 2018. Generalmente hablando, sin embargo, Inspired era una moneda al aire. Nada que ver con la imagen que se tenía de Kikis. Retratado como el jungla que llevó a la gloria a un varado Team Vitality el año pasado y, ya entrado el 2019, el jugador que tuvo la magnífica idea de utilizar un imprevisible Pantheon en la jungla para obtener una victoria más que necesitada para su equipo, la opinión popular del polaco era más que aceptable. Todo el mundo temía, sin embargo, que Inspired no acabase resultando o, simplemente, no tuviese el nivel necesario para competir en LEC. 
 
Durante su primera semana, en cambio, el también jungla polaco ha demostrado todo lo contrario. Si algo hay que destacar, es su sorprendente entendimiento del juego temprano y los movimientos a realizar más allá del plan preestablecido, algo que causa quebraderos de cabeza incluso a junglas legendarios como Nubar “Maxlore” Sarafian.
 
Fue durante esta primera semana, concretamente en el segundo día de competición, cuando Inspired generó una ventaja de tempo para su equipo lo cual, aunque pueda parecer algo básico, es un hecho no muy común a estos niveles de competición. Esto lo consiguió ante Excel y, como tal, Marc “Caedrel” Lamont. 
 
 
Corrían los primeros minutos de partida y el Lee Sin de Caedrel, compitiendo desde el lado azul, hizo consecutivamente sus bufos azul y rojo. Sejuani, mientras tanto, había terminado su rojo y picuchillos y se dedicaba ahora a limpiar la parte inferior. Hacia allí se dirigió Caedrel, intentando presionar y descubrir al bueno de Inspired, pero este le esperaba, habiendo ya concluido su limpieza, en un arbusto desde el que consiguió pillarle por sorpresa y robarle una mínima cantidad de vida. 
 
La pelea por el escurridizo estaba apunto de empezar y, probablemente, Caedrel tenía la ventaja sobre el de la calle inferior. En ese punto, sin embargo, el británico ya ha perdido un tiempo precioso, pues más de la mitad de sus campamentos están aún por hacer y acaba de invertir unos segundos determinantes en absolutamente nada. Deduciendo esto por lo rápido que aparecido en el río inferior teniendo en cuenta los bufos que posee, Inspired empieza a planear su próximo movimiento. 
 
Consciente de que Caedrel sabe que excede en presión a Rogue tanto en la línea de medio como en la inferior, el polaco se mueve rápidamente a asegurarse el escurridizo de la parte superior del mapa con el propósito, más que claro, de asegurarse una visión que utilizará para preparar una emboscada. Mientras tanto, el gran trabajo de Emil “Larssen” Larsson en el medio obliga a Caedrel a perder un tiempo extra en asegurarse de que el escurridizo inferior será, finalmente, suyo. 
 
 
Cuando Inspired vuelve a base, cuenta por lo tanto con una ventaja de tempo, lo que en este momento significa que puede decidir la acción que desee realizar próximamente en el mapa con la seguridad de que el Lee Sin enemigo estará en base y, por ende, será imposible que acuda en su contra.  Con toda la visión de la parte superior asegurada, el movimiento está más que claro: eliminar del mapa a Ki “Expect” Dae-han, el toplaner rival. El camino que toma el polaco es el óptimo, la idea la correcta y la ejecución aceptable. Toda una demostración de preparación y capacidad de improvisación que, sin embargo, se ve frustrada por un resquicio de vida con el que acaba salvándose el veterano top surcoreano. 
 
Por el momento, Inspired no ha llevado a cabo ninguna locura, ni mecánica ni estratégica, dentro de la grieta del invocador. Al término de la primera semana, no muchos le critican pero tampoco muchos han reparado en él. Planteamientos como este, sin embargo, apuntan a un jungla adaptable, comedido y consistente. Más vale empezar a echarle un ojo a la ‘moneda al aire’ porque, al concluir la temporada, es posible que se haya convertido en la última gran promesa de la jungla europea. 
 
 
Fotos propiedad de Rogue, Lolesports y ESL.
Autor: Lucas "LuckyNeck" Chillerón.