EL MEDIO COREANO ES YA UNA FIGURA LEGENDARIA
25 DE Abril DE 2019 / 22:49

Rookie: el rey del mundo amplía su poder a China

El legado de uno de los mejores jugadores del momento ha aumentado aún más con su primer trofeo de LPL.
El 21 de abril de 2019, en el Foshan International Sports Performing Arts Center en Foshan, China, Song “Rookie” Eui-jin se proclamaba finalmente campeón de LPL. En el momento de levantar la copa, de dejarse llevar por los sentidos y disfrutar la recompensa al trabajo hecho a lo largo de la temporada, debieron pasarle por la cabeza infinidad de momentos, infinidad de recuerdos borrosos. Estos recuerdos se remontaban, probablemente, a la primera vez que había pisado China, siendo tan solo una joven promesa que nada podía prever del futuro que le aguardaba, y recorrían todas las dificultades por las que, por unos motivos o por otros, ha tenido que pasar hasta llegar a donde está hoy en día. 
 
Rookie comenzó su carrera profesional en su tierra natal, Corea, como el medio de KT Rolster A, que más tarde pasaría a ser KT Arrows. Por aquel entonces, él no era más que un novato en esto del League of Legends competitivo, pero no tardaría en acostumbrarse al modus operandi del resto de jugadores profesionales. Tuvo la suerte de coincidir con auténticos maestros del juego en sus respectivas posiciones durante su primer año, tales como Kim “Ssumday” Chan-ho y Lee “KaKAO” Byung-kwon, que seguro le sirvieron de ayuda en su desarrollo de una mentalidad correcta y adaptada a conseguir los objetivos propios de un competidor: ganar, ganar y ganar. 
 
En cuanto a habilidad se refiere, no obstante, poca ayuda le hacía falta al prodigio coreano. En mucho menos tiempo del esperable, se había ganado el cariño del público y, por consiguiente, el mote de “Faker Junior”. Para ser comparado con el jugador más legendario de todos los tiempos sin haber siquiera completado un año como profesional hay que ser, sin duda alguna, extremadamente especial. Rookie lo era o, al menos, el elenco de campeones que podía jugar a un nivel superior a la media. 
 
 
El equipo tardó algún tiempo en desarrollar una fórmula ganadora y por tanto acabó quedándoase fuera de los mundiales de 2014, pero un quinteto como el de KT Arrows no podía despedirse del año sin ganar al menos un título. Finalmente, el Champions Summer 2014 acabó cayendo en sus manos, lo que significó el primer triunfo en la corta carrera de Rookie. Con una fama tan exuberante y justo en el meollo del éxodo de una gran cantidad de estrellas coreanas a la tierra prometida, en este caso China, hubiera sido tremendamente complicado no ver al medio caer en la tentación de explorar mundo de cara a la siguiente temporada. 
 
En efecto, no habiendo siquiera entrado aún el 2015, Rookie cogió el vuelo que le llevaría al país que, aunque en ese momento no lo supiera, iba a acabar convirtiéndose en su casa. La promesa había emigrado y, ahora, iba a jugar con Invictus Gaming en la liga china. Con suerte, al menos, podría conseguir el mismo nivel de éxito que ya había alcanzado previamente en su país natal. Poco sabía Rookie en aquel entonces, sin embargo, sobre la tremenda sequía competitiva que le iba a perseguir durante los próximos tres años. 
 
Comenzó la temporada con un equipo sólido, aunque no entre los principales candidatos para hacerse con el trofeo de LPL. KaKAO le volvía a acompañar en la jungla, mientras que Liu “Zz1tai” Zi-Hao hacía las veces de top sólido que no cedía fácilmente la ventaja al equipo contrario. El único punto débil del equipo, quizás, era la calle inferior, formada por Ge “Kid” Yan y Liu “Kitties” Hong-Jun. Unos años más tarde, de hecho, el propio Rookie les tildaría de tal, al declarar que iG no había tenido hasta el momento un ADCarry verdaderamente consistente. 
 
El año se pasó en un suspiro, con Rookie habiendo cosechado sendas terceras posiciones en ambos “splits” de LPL. Las mecánicas del portento coreano no se habían desgastado en absoluto, pero su equipo siempre acababa cayendo contra oponentes simplemente más sólidos. A pesar de no haber obtenido un campeonato en todo el año, un sencillo tres a cero contra QG Reapers en las finales regionales acabaría mandándoles al mundial, en lo que significaría la primera participación de “Baby Faker” en un torneo internacional. 
 
 
Lo que parecía ser motivo de celebración, sin embargo, acabó convirtiéndose en un fracaso absoluto. Un parcial final de dos victorias y cuatro derrotas acabaría mandando a Rookie y compañía para casa antes de lo previsto, marcando una de las peores actuaciones del medio coreano hasta la fecha. Esto tuvo un gran impacto en su popularidad internacional puesto que, por mucho que la mayoría de analistas le considerasen un claro contendiente al título de mejor medio del mundo, los fans europeos y americanos no se llevaron una impresión precisamente positiva del talento que Rookie atesoraba. 
 
Esto, sumado a su desaparición del circuito internacional durante los próximos años, acabaron por sumirlo en las sombras a ojos del mundo exterior. Las causas de su paso a la irrelevancia tras el torneo mundial, sin embargo, fueron en gran parte injustas, como explica Kelsey Moser, actual entrenadora de 100 Thieves Academy, en un artículo para Slingshot esports: “A Rookie le fue muy difícil encontrar posibilidades de iniciar jugadas beneficiosas, ya que carecía de visión en el mapa y casi todos los demás miembros de Invictus Gaming mostraron un desempeño deplorable en según qué partidas.”
 
Seguía siendo un magnífico jugador individualmente hablando, por supuesto, pero la fama que había obtenido en su año de novato, la cual se debía mayoritariamente a su éxito competitivo, parecía haberse extinguido. Sin embargo, Rookie había nacido para ser una estrella y así iba a ser costase lo que costase. A falta de otra opción, acabó ganándose el clamor del público chino por conseguir convertirse, básicamente, en uno más de ellos. La imagen del “hometown hero” había nacido y, tanto para lo bueno como para lo malo, se quedaría con el joven jugador coreano para el resto de su carrera. 
 
La mayoría de superestrellas de la escena coreana que habían viajado a China en el 2015 no aguantaron mucho tiempo en el continente. En cuanto pudieron cogieron el vuelo de vuelta a su isla natal, que les resultaba más cálida, más acogedora, más entendible. Los que se quedaron, por otro lado, lo hicieron casi a regañadientes. Acostumbrarse a la cultura del que debía ser su nuevo hogar no les resultó tarea fácil. El idioma, por otra parte, era directamente un infierno. Caerle en gracia al público local, por tanto, parecía misión imposible. 
 
 
Rookie, no obstante, fue la perfecta excepción a la regla. Se propuso aprender el idioma concienzudamente y no cabe duda de que lo consiguió. Hasta el punto, de hecho, en el que las bromas en foros y redes sociales confundiéndolo con un chino de pura cepa se popularizaron entre los seguidores del país. Además, pareció no tener problemas en adaptarse a la gastronomía china y menos aún le costó amoldarse a las costumbres. 
 
En su primer año jugando fuera de casa, fue elegido para representar a la región en el torneo de All-Stars. Es cierto que el valor del campeonato era puramente simbólico, pero su elección significaba que, al menos, se había ganado un hueco en el corazón de los espectadores chinos. Joven, desgarbado, con el pelo teñido de un naranja chillón y una vergüenza enorme, la cual le obligaba a soltar risitas nerviosas cada vez que concluía una frase, el propio Rookie explicaba lo sorprendido que estaba en una entrevista con theScore esports: “No soy chino, de hecho soy de Corea y es por eso que me esperaba que eligiesen a un jugador chino para representar a la región en la calle central. Me sorprendí mucho cuando me enteré de que el elegido era yo. Cuando lo vi por primera vez no me lo creía y volví a mirarlo una y otra vez para ver si era verdad. Apenas he podido dormir, estaba nervioso y emocionado...”
 
Rookie se había labrado una afición que le seguiría fielmente a donde quiera que fuese, algo extremadamente valioso para cualquier jugador profesional. Sin embargo, este fue su único triunfo durante los dos siguientes años. 2016 y 2017 quedarán para la historia como los años negros del medio coreano. Si en los mundiales del 2015 había dejado pasar la oportunidad de consolidarse como un jugador de clase mundial, el sentimiento de encontrarse en un irrelevante segundo plano no iba sino a aumentar durante este periodo.  
 
 
Del quinteto de Invictus Gaming que había participado en el campeonato del mundo, Rookie iba a ser el único que aguantase con la organización. Numerosos cambios en la calle inferior, los cuales pretendían encontrar la tecla para proporcionar solidez al equipo, fueron sucedidos por alteraciones en las demás partes del mapa. Ninguna de las propuestas que se plantearon, sin embargo, fueron fructíferas en absoluto. iG encadenó tres temporadas de LPL sin pasar del séptimo puesto en las eliminatorias y, aunque seguía manteniendo su fama a nivel nacional, Rookie estuvo a punto de perder la ilusión, de querer cambiar de una vez de unos aires que no le estaban siendo provechosos. 
 
En una entrevista con Slingshot en 2017, Rookie dejó entrever una desesperación que, por otra parte, era completamente justificable: “Corea es mi país y LCK es mi liga, así que no está claro si volveré a Corea algún día o no. De todas maneras, espero que los fans estén deseosos de que llegue el momento si es que algún día acaba pasando.” Quien hubiese sido la gran promesa del LoL internacional, “Baby Faker”, no era ahora más que un mid cualquiera de un equipo chino de media tabla, incapaz de hacerse siquiera con un título nacional.
 
Lo que no sabía en aquel momento, sin embargo, es que sería la llegada de un jugador en concreto a su vida la que lo cambiaría todo. Con las incorporaciones de Kang “TheShy” Seung-lok a la línea superior y Gao “Ning” Zhen-Ning a la jungla, Invictus ya había obtenido un prometedor tercer puesto en la temporada de verano de LPL en 2017. Una derrota en una trágica quinta partida contra Team WE, sin embargo, les había vuelto a dejar fuera del circuito internacional. Una nueva era parecía haber comenzado para el equipo de Wang “WXZ” Si-Cong, pero aún faltaba un último cambio por hacer. 
 
 
De cara a 2018, Yu “JackeyLove” Wen-Bo fue ascendido a la plantilla titular. Se trataba de un tirador jovencísimo y muy novato, pero que había estado ganándose la reputación de ser la nueva perla de la región desde hace ya un tiempo entre los conocedores de la escena. Darle tanta responsabilidad era sin duda arriesgado, pero acabó siendo el movimiento más brillante del año en cuanto a incorporaciones se refiere. Junto con Wang “Baolan” Liu-Yi, su apoyo, iban a ser la línea inferior que por fin permitiese a Rookie mostrar todo su potencial. 
 
Invictus arrasó con todos sus contrincantes en primavera. Parecía que Rookie por fin iba a poder levantar el tan ansiado trofeo, pero una lesión de muñeca de TheShy acabó dejando al equipo fuera de la pelea por el título. Estando ya consumido por el ansia de conseguir ganar un campeonato y viéndose ya tan cerca, Rookie habló sobre sus objetivos en 2019 en una entrevista para la liga, en el perfecto chino en el que siempre lo hace: “Mi objetivo este año es sin duda levantar la copa de LPL y, ya de camino, conseguir un billete para el mundial. Ya conseguí jugar en un mundial en 2015, pero en ese entonces no conseguí el título de LPL, sería algo realmente especial para mí.”
 
Lo que pasó después de esa temporada de primavera, sin embargo, ya lo sabemos todos. Tras perder la temporada de verano en un ajustado tres a dos contra Royal Never Give Up, Invictus sorprendió a propios y extraños en el Campeonato del Mundo, para el que se clasificaron gracias a los puntos conseguidos durante la temporada. Rookie entró al torneo justo como lo había hecho tres años atrás, siendo visto por los analistas como uno de los mejores medios del mundo entero. Al término del mundial, sorprendentemente, eran todos y cada uno de los miembros de Invictus los que podían ser considerados como estrellas en su rol. 
 
 
En la mismísima final del mundial, a la que llegaron tras deshacerse de grandes favoritos como KT Rolster por el camino, Rookie dio una clase magistral ante Rasmus “Caps” Winther, quien era considerado uno de los mayores rivales del coreano en aquel momento. Utilizando a su favor el metajuego, el cual se centraba en el poder de las solo-líneas, Invictus Gaming se alzó como campeón de Worlds. Quien hubiese dicho que el primer título de Rookie tras tres años de completa sequía sería, literalmente, el de mejor equipo del mundo. 
 
La felicidad, como no podía ser de otra manera, inundaba en aquel momento al ex-miembro de KT Rolster, al chiquillo que había llegado a China hace casi un lustro y se había con ello convertido en chino. Los ojos de todos los seguidores de LoL estaban puestos en Rookie mientras se llevaba a cabo la emotiva entrevista post-partido. En ese momento no podía saberlo pero, a pesar de haber alcanzado la máxima gloria posible, aún quedaba un asunto por resolver para el ahora considerado mejor jugador del mundo. 
 
En la temporada de primavera de 2019, Invictus Gaming pareció dar un paso atrás. Las nuevas formaciones repletas de nuevos talentos como Topsports Gaming o FunPlus Phoenix parecieron darles problemas durante toda la fase regular. Una vez llegadas las eliminatorias, sin embargo, no hubo quien les parase. Rookie por fin podía decir que tenía confianza en su juego y en su equipo y, por lo tanto, no tuvo problemas en hacer todo lo posible por tachar esa casilla pendiente de la que tanto había hablado: un título de LPL. No le fue tarea difícil, pues un simple tres a cero contra JD acabó por continuar la racha de éxitos del coreano. Ahora sí, con las manos apuntando al cielo y la copa bien sujeta entre estas, el ciclo que empezó en 2014 con el triunfo en la Champions 2014 Summer se había cerrado por fin. 
 
 
El objetivo que manifestó ante el reportero de Riot Games en una entrevista el año anterior se había cumplido. Rookie era de una vez por todas el rey de China y, tal y como se había esperado, era un rey aclamado por el pueblo. El “hometown hero” había triunfado en lo que ahora era definitivamente su tierra y nadie, excepto los seguidores de JD, podía estar más contento en China. En la rueda de prensa posterior al enfrentamiento, Rookie desveló lo importante que había sido para él conseguir esta gesta: “Esta mañana al levantarme no he podido evitar preguntarme, ¿cómo será?, ¿qué sentiré cuando esté por fin levantando esa copa?”
 
Con otra misión más completada en su carrera como jugador, el cielo parece no tener ya límites para Rookie. Hace unos meses, tras coronarse campeón del mundo, el portento coreano aún mostraba cierta humildad ante la prensa: “Agradezco mucho que me comparen con Faker, pero creo que aún me queda un largo camino para llegar a ser como él.” Ahora, con el título que ha estado buscando desde que llegase a China finalmente bajo el brazo, va a tener la oportunidad de desmentirse a sí mismo en el Mid-Season Invitational. ¿Podrá Faker con su compatriota, o le demostrará este que los tiempos han cambiado? 
 
Nadie puede saberlo aún pero lo que está claro es que, ahora sí, es el momento de que se enfrenten dos auténticas leyendas. 
 
 
Imágenes propiedad de Lolesports. 
Autor: Lucas "LuckyNeck" Chillerón.