tras derrotar a kingzone en la final
20 DE Mayo DE 2018 / 16:27

Royal acaba en el MSI con el dominio coreano

Tras tres años de dominio absoluto de los coreanos, Uzi y compañía por fin han conseguido derrocarlos.
El Mid-Season Invitational llegó a su fin hoy en Francia con la disputa de la gran final, Royal Never Give Up contra Kingzone DragonX, China contra Corea.
 
Uzi y compañía se habían mostrado como uno de los equipos más sólidos del evento, sin embargo en el League of Legends siempre acababan ganando los coreanos. En 2015 Edward Gaming ganó el MSI ante SK Telecom T1, desde entonces los equipos coreanos se habían llevado todos los trofeos importantes del panorama internacional.
 
El encuentro se disputó al mejor de cinco mapas y se desarrolló como muchos podían esperar. Por un lado, teníamos al conjunto chino optando por composiciones para escalar y pelear en grupo, la especialidad de Royal. Los dragones coreanos preferían jugar con campeones para dominar los inicios de partida, dividir el mapa y cerrar por la vía rápida.
 
El primer mapa tuvo un nombre propio, como no podía ser de otra forma, fue Uzi. Royal montó una composición con tres tanques y Janna para defender al tirador, mientras que Kingzone quería evitar las peleas grupales haciendo un 1-3-1 con campeones como Irealia o Fiora.
 
La curiosidad estuvo en que llegó a haber hasta siete teleportar entre los dos equipos sobre La Grieta. Royal jugó a su ritmo, sin conceder errores en el inicio y esperando a que sus rivales forzaran jugadas para penalizarlos. Los coreanos nunca pudieron llevar a cabo su estrategia de abrir el mapa y se vieron envueltos en constantes peleas que les llevó a la derrota en el primer mapa.

 
El segundo encuentro de la serie se planteaba de manera muy similar con composiciones casi idénticas a la del primero. La gran diferencia es que esta vez Khan jugaría un tanque que daría cierta capacidad de pelear en grupo a los coreanos.
 
El inicio fue desalentador para Kingzone y todo parecía desembocado a tener un desenlace similar, nada más lejos de la realidad. A pesar de ir por detrás en el marcador, el conjunto coreano realizó una fantástica pelea grupal en su propia jungla que les valió para llevarse el Barón Nashor.
 
Kingzone demostró que con el viento a favor son muy buenos, así que aprovecharon el 'momentum' para tirar gran parte de las torres enemigas y ponerse muy por encima en el marcador de oro. Solo fue cuestión de tiempo que terminaran rompiendo la base rival y empatando la serie.

 
En el penúltimo mapa todo le salió mal a Kingzone. Los coreanos intentaron ser más agresivos en el inicio de partido y atacar sobre todo la parte superior del mapa, sin embargo no fueron capaces de coordinarse y terminaron cediendo el otro cuadrante del mapa.
 
El mayor beneficiado por el mal juego coreano fue Xiaohu, quien se llevó la mayoría de las muertes con Vladimir y tiró del carro en las peleas grupales para poner a su equipo a una victoria del título.

 
El cuarto y definitivo mapa fue sin lugar a dudas el más intenso. El conjunto coreano salió a por todas con campeones como Vel'Koz o Illaoi para meter mucha presión, y vaya si lo lograron.
 
Kingzone dominó el inicio gracias al control que ejercía BDD en la línea central, aún así los chinos se revolvían y mantenían la amenaza de las peleas grupales. Una batalla cerca del Barón Nashor dio una ventaja crucial a los coreanos que se llevaron el objetivo y gran parte de la base enemiga.
 
Uzi y compañía apretaron dientes y pelearon contra la adversidad, fueron capaces de defender su base y, poco después, lograr una cazada que les daría la victoria definitiva en el MSI.

 
Royal Never Give Up se proclamaron campeones del MSI tras derrotar a Kingzone DragonX por tres a uno. Uzi, quien no hace mucho lograba su primer título doméstico, logra así su primer torneo internacional de prestigio con una espectacular actuación además del MVP a sus espaldas. El tirador chino se consolida así como uno de los mejores jugadores del mundo.