Artículo de opinión
4 DE Mayo DE 2018 / 14:12

¿Se merece Origen entrar en el sistema de franquicias de la LCS?

Analizamos los puntos positivos y negativos que debe valorar Riot Games respecto al club de xPeke.
Origen volvió a despuntar una vez más haciendo trizas las ilusiones del conjunto polaco Iluminar Gaming con un contundente 3-0 proclamándose así como campeones de la European Masters que organizaba ESL.
 
A su vez, muchos otros lejos de alegrarse por el club español, destacaban la desventaja que suponen estos equipos express creados al margen de una disciplina de trabajo en grupo y llenos de superestrellas respecto a equipos con una visión más a largo plazo que pretenden crear un proyecto sólido desde cero desarrollando a jugadores dentro de un ecosistema de trabajo continuado.
 
Y es que como ya es bien sabido, el nuevo Origen es controlado en gran parte por una empresa asociada al famoso deportista Álvaro Arbeloa, el cual hizo pública su entrada en los eSports con la compra parcial del equipo creado por Enrique “xPeke” Cedeño. Este hecho amplía en gran medida los recursos de los que el equipo disponía anteriormente como se ha dejado ver. 
 
La pregunta es: ¿merece el equipo de Origen entrar dentro de las opciones de Riot a las franquicias de 2019?
 
Cualquier fan no dudaría en un “SÍ” de manera rotunda, su base de fans y poder de convocatoria prácticamente no tienen competencia en Europa, pero cabe recordar que no todo se basa en el desarrollo de la marca de cara a atraer aficionados, en lo que los de xPeke lo tienen ya todo hecho, si no también en la estabilidad y viabilidad del proyecto, cuestión en lo que hasta el día de hoy Origen no ha destacado. Es más, ha sido protagonista de los malos comentarios de los ex miembros de su equipo respecto a la mala gestión en este sentido.
 
Desde principios de 2016 Origen ha tenido que enfrentarse a numerosos rumores que apuntaban a la marcha de jugadores por problemas de administración en la gaming house en la cual faltaban los recursos mínimos para entrenar, como el servicio de luz o el de internet debido al retraso en los pagos de estos, además de la marcha de Zven y Mithy por, entre otras cosas, esta falta de logística.
 
 
Otro punto que cabe destacar en la gestión de Origen como club es la siempre polémica (para bien y para mal) madre de xPeke y su influencia en el misma. Hace algo más de un año el propio David “CarvinG” Primo, uno de los máximos dirigentes del club, explicaba en un programa llamado MediaLive algunos de los problemas que la “xMom” causaba en la convivencia del club y de las quejas de los jugadores al respecto. Algo que sin duda también mancha la imagen de Origen por lo menos en lo que a la gestión interna se refiere. 
 
Por último, también llamaban la atención tras su descenso las irregularidades en los contratos de los jugadores en los que hasta el mismo Riot Games tuvo que intervenir penalizando al club español por entonces con 10.000€. 
 
Sumando esto a la larga lista de jugadores que han decidido abandonar o no renovar con el equipo por causas muy similares como las antes nombradas, en donde también tenemos que destacar las declaraciones de Forg1ven afirmando que Origen fue el peor error de su carrerra (aunque paradógicamente después volvió a firmar por el club), llegamos a la clara conclusión que la estabilidad no es algo por lo que Origen destaque.
 
¿Debería ser Origen un claro candidato a valorar por Riot en las franquicias de 2019? ¿Se debe valorar positivamente a un equipo que aporta tantas cosas positivas pero también negativas?
 
Origen tiene hasta el 1 de julio para presentar la solicitud a la empresa californiana para aparecer en 2019 de nuevo en la LCS junto a otros nueve equipos.
 
La decisión final la conoceremos antes de noviembre, cuando Riot anuncie definitivamente a los 10 equipos que se quedaran con nosotros en Europa una larga temporada.