FINAL DE TEMPORADA
30 DE Marzo DE 2019 / 12:48

Sevilla, el lugar donde se decide todo

Los dos mejores equipos se dan cita para pelear por el título en la capital andaluza.
Todo lo bueno llega a su fin. Ya sea más tarde o más temprano, todo aquello que nos hace disfrutar acaba por terminarse completamente de un momento a otro. Un ejemplo de ello es, desgraciadamente, la temporada de primavera de la Superliga Orange de 2019. Sin embargo, al contrario de como lo harían la mayoría de las cosas, la mejor liga de League of Legends en España se despide con lo que se espera sea un magnífico espectáculo: ni más ni menos que la gran final del domingo 31 de marzo en el Cartuja Center de Sevilla.
 
Continuando con el éxito del que parece gozar últimamente la competición nacional, las entradas para el evento se agotaron apenas unos pocos días después de salir a la luz, cuando aún tan solo se podía, como mucho, intentar intuir los equipos que acabarían disputándose el título en la capital andaluza. No obstante, todo aquel que esperase presenciar un duelo entre dos de los considerados grandes favoritos, ya sean MAD Lions, Vodafone Giants o G2 Heretics, iba a acabar descubriendo con el tiempo que estaba completamente equivocado.
 
En su lugar, las plazas de finalista iban a ser ocupadas por dos grandes organizaciones del panorama europeo, Origen BCN y Splyce Vipers. Ambas academias, cuyos equipos principales también han cosechado grandes éxitos durante la fase regular de la League European Championsips, han recorrido su camino a la final de una manera sorprendentemente curiosa. Sin embargo, las historias de ambos quintetos no podrían ser más distintas entre sí. 
 
 
Por su parte, Splyce Vipers entraban a la SLO con el rol de completos favoritos. Un quinteto que contaba con tantos jugadores catalogados como “grandes promesas muy propensas a entrar en LEC próximamente” no podía dejar mucho que desear al fin y al cabo, ¿cierto? Las expectativas estaban fijadas en obtener el campeonato de la manera más rápida posible, pero la desgracia pareció aguarle la fiesta a las serpientes. 
 
Durante las primeras semanas de competición, el jungla chileno Sebastián “Tierwulf” Mateluna, quien era sin duda uno de los pilares principales de la alineación, no pudo estar presente debido a ciertos retrasos en la expedición de su visado. Esto perjudicó en gran medida a Splyce, quienes no fueron capaces de remontar el vuelo ni siquiera en las primeras participaciones del ex-jugador de Kaos Latin Gamers, comenzando la temporada con un más que preocupante parcial de una victoria y cinco derrotas.
 
A partir de ese momento, alcanzar la fase eliminatoria pasó a ser más bien un sueño imposible de cumplir. Finalmente, sin embargo, acabría siendo justamente esta mentalidad la que les llevaría a clasificarse para la post-temporada gracias a una milagrosa sucesión de eventos casi imposibles. Una vez en play-offs, los de Peter Dun acabarían por dar una doble sorpresa al tumbar respectivamente a G2 Heretics y MAD Lions en busca del título que originalmente les había sido asignado.
 
Si bien es cierto que las mejoras fueron notables durante los últimos compases de la fase regular, no fue hasta las series al mejor de cinco cuando Splyce pasó a mostrar una identidad sólida con la que poder afrontar el planteamiento de las partidas. Esta se sustenta alrededor de tres pilares fundamentales: el encasillamiento de Tierwulf en un rol de jungla iniciador y con sustento en vez de uno ofensivo, la asignación de ADCs que despunten en el juego tardío, pero gocen también de una mínima habilidad para sobrevivir, para Aleš “Freeze” Kněžínek (como Vayne o Kai´Sa) y el deber de Jorgen “Hattrix” Elgaen de ganar la prioridad en la calle del medio durante los primeros minutos de partida para evitar el correcto funcionamiento de las composiciones que se basen en provocar un efecto de bola de nieve. 
 
 
Los chicos de Enrique “xPeke” Cedeño, no obstante, han vivido justamente lo contrario. Al principio, formaban un quinteto acerca del cual era bastante comprensible que surgiesen bastantes dudas. Estas eran sugeridas por el completo desconocimiento que existía con respecto a las figuras de Mathias “Szygenda” Jensen y Alexander “Venzer” Kostadinov, respectivamente top laner y tirador del equipo, y su posible desempeño a lo largo de la temporada.
 
Sin embargo, Origen no tardó en empezar a sorprender a propios y extraños, pues ya desde el mismo inicio de la competición pudo disfrutar de un periodo en el que se le consideraba como el mejor equipo de toda la región española. Sin embargo, el estilo de juego de los barceloneses, basado en la perfecta utilización de las extrañas selecciones del jungla ruso Nikolay “Zanzarah” Akatov., no lograría ser del todo consistente. 
 
Origen nunca dejaría de ser un equipo merecedor de participar en la fase eliminatoria, de eso no cabe duda, pero a falta de unas cuantas jornadas para el término de la competición, no parecían vistos por la comunidad de la misma manera que los grandes favoritos, por aquél entonces herejes, gigantes y leones. 
 
 
Sin dejarse influenciar en absoluto por la opinión popular y constituyendo toda una declaración de intenciones, no obstante, Origen logró aprovechar el caos para colarse entre los dos primeros huecos de la tabla, lo cual les liberaba al menos de una serie de cara a las eliminatorias. El imprevisible éxito de Penguins en los cuartos de final acabaría enfrentándoles contra ellos en la batalla por el puesto en la capital hispalense. 
 
En esta serie, por mucho que fuesen indiscutibles favoritos, no estaría de más utilizar la expresión “pasarlas canutas” para definir la experiencia vivida por el equipo propiedad de RFRSH Entertainment. En un esfuerzo titánico por mantenerse a flote, los pingüinos acabaron llevándoles a un quinto encuentro que, por fortuna para ellos, acabaría decantando la balanza en favor de Origen que, de nuevo, conseguían triunfar sin realmente sacar algo bueno de ello. Como mucho, se podría decir que la experiencia de ver al medio polaco Michal “Roison” Dubiel intentando tirar del carro en alguna que otra partida puede dar a xPeke y sus chicos la confianza de contar con un jugador más de lo previsto para llevar el peso de la partidas.
 
De lo que se ha dicho en este artículo, sin embargo, poco va a importar una vez ambos equipos se sienten, de cara al público, en el imponente pabellón de la Cartuja. A estas alturas de la película, es muy probable que el desenlace se decida por factores completamente distintos. Puede parecer que no, pero la presión, las ansias y los nervios empiezan a hacer mella en la mayoría de los jugadores y, en esencia, ganará el equipo que mejor sepa adaptarse a todas estas variables. La pregunta, por lo tanto, es evidente: ¿Se saldrán con la victoria los cuestionados que resultaron ser sorprendentes, o las superestrellas que durante un tiempo parecieron decepcionantes? ¿Quién levantará el trofeo, Origen BCN o Splyce Vipers?