tras el escándalo en la LMS
25 DE Abril DE 2019 / 14:25

Un jugador explica cómo su equipo amañaba partidos

Uno de los jugadores de Dragon Gate Team ha hablado después de que su equipo fuera expulsado.
Ayer saltó la noticia de un nuevo escándalo dentro del panorama del League of Legends, un equipo era expulsado de la LMS por amañar partidos. El equipo en cuestión era Dragon Gate Team, último clasificado de la pasada edición de la liga, y la investigación realizada por Garena desvelaba que el dueño, varios entrenadores y un jugador, estaban implicados en la trama y habían apuestas de por medio.
 
Huang "2188" Jin-Long, jugador taiwanés de Dragon Gate Team, ha contado a través de sus redes cómo sucedió todo.
 
Las primeras sospechas llegaron cuando el cuerpo técnico decidió no alinear al tirador Soul contra Alpha Esports alegando que tenía problemas familiares. 2188 le preguntó a su compañero qué había pasado, este le contestó que el cuerpo técnico le había propuesto amañar el partido junto con otro compañero a cambio de unos 750$ sin embargo se negó, así que decidieron sacarlo del quinteto titular.
 
Soul le terminó mostrando varias capturas de conversaciones donde se podía que el propietario estaba envuelto en una trama de apuestas ilegales con mucho dinero de por medio. El dueño del club tenía varias cuentas y hacía múltiples apuestas pequeñas para terminar ganando bastante dinero.
 
2188 pensó que todo era un malentendido y se reunió con el propietario y Soul durante una cena para discutir el asunto. El taiwanés se dio cuenta de que estaba equivocado y descubrió que su compañero JGY también estaba implicado.

Pocos días después, vivió otro incidente que le abrió aún más los ojos. En medio de un partido su entrenador discutió con Soul por una decisión cuestionable en fase de selección de campeones. El jugador le recriminó a su técnico que simplemente era un actor haciendo el papel de un profesional ya que también estaba implicado en el amaño de partido, a lo que el entrenador le respondió que se iba a librar de él cuando volviera a China.
 
2188 habló con su entrenador tras el partido y, aunque inicialmente se disculpó por él por la mala elección de campeones, también le dijo que no había que preocuparse por Soul porque sus hombres en Wuhan se ocuparían de él. Le iban a quitar los tendones de la mano y no iba a poder volver a jugar.
 
Explica que siempre pensó que sus compañeros y entrenadores simplemente habían jugado mal o tomado malas decisiones, que quizás estaban nerviosos. Asegura que no sabe cuánto dinero se llevó JGY o el entrenador, pero cree que han tenido suerte de no llevarse una sanción vitalicia.