uno de los asesinos nombró a pewdiepie
15 DE Marzo DE 2019 / 16:02

Varios medios culpan a los videojuegos de la masacre de Nueva Zelanda

Los medios de comunicación vuelve a relacionar la violencia con los videojuegos.
La pasada madrugada la ciudad Christchurch, Nueva Zelanda, vivió un terrible atentado. Unos individuos atacaron dos mezquitas asesinando a sangre fría a las personas que se congregaban allí para realizar los habituales rezos del viernes. Al menos 49 personas han muerto y hay otras muchas heridas.
 
Uno de los ataques grabó y emitió en directo la masacre a través de Facebook. Un espeluznante vídeo que, a pesar de haber sido eliminado por la plataforma, ha circulado por las redes y en él se podía escuchar como nombraba al afamado youtuber PewDiePie.

 
PewDiePie se pronunció en las redes para mostrar su apoyo a las victimas del atentado y para decir que "le enfermaba que esa persona haya pronunciado su nombre". Aún así, algunos medios de comunicación han aprovechado la ocasión para cargar contra el youtuber y la industria de los videojuegos.
 

 
"Los muertos como en el Fortnite, pero en la vida real" titulaba a una de sus noticias Clarín. En el artículo del diario argentino dicen que las imágenes del vídeo son similares al popular juego y también lo comparan con el Rainbow Six Siege. En España tenemos una columna de El País donde dice "Matar a lo Call of Duty" explicando que los autores del ataque querían convertir el atentado en un espectáculo para el público juvenil.

 
Relacionar a los videojuegos con desagracias es una práctica habitual de los medios como pudimos ver hace poco con Antena 3 o Telecinco. Poco importa que los estudios no encuentren ninguna evidencia entre la agresividad adolescente y los videojuegos violentos, cualquier excusa parece poca para nombrar a un juego en el titular de una noticia.


 
En muchos casos han obviado que el atacante que emitió el vídeo escribió un manifiesto con un discurso en contra de los musulmanes. En algunos casos también ha pasado por alto que en el arma llevaba escrito el nombre de asesinos, entre ellos Josué Estébanez de la Hija, un neonazi español que mató a una joven en 2007. Unas circunstancias que no encajarían con los argumentos de los que culpan a los videojuegos.